Revelación: El “negocio” de la prostitución en locales clandestinos de Tarija atrapa a universitarias y colegialas

lunes, 11 de junio de 2012

Cuando cae la noche en la hermosa tierra chapaca la ciudad continúa en movimiento hasta cerca de las nueve de la noche, de a poco las calles se tornan desiertas y la poca gente que aún retorna de su trabajo se retira a sus hogares. Todo parece entregarse al sueño que renovará las fuerzas para empezar un nuevo día.

Sin embargo, de manera paralela, la otra cara de Tarija va tomando fuerza. Mientras una familia se retira a su hogar a descansar, diez locales clandestinos abren sus puertas para dar inicio a fiestas desmedidas y descontroladas; donde los principales productos a la venta son el alcohol y el sexo. Pero esto no ocurre sólo en horas de la noche, estos locales trabajan las 24 horas del día. Mientras unos cierran a las dos de la mañana otros abren sus puertas y terminan a las doce del mediodía e inmediatamente a esa hora un local de remate inicia la oferta de sus servicios.
Entre las damas de compañía están universitarias y colegialas que se dedican al trabajo sexual.  Un reportaje televisivo del programa “Encontraste” reveló este dato. De la misma forma una trabajadora sexual de nombre “Tati” corroboró la existencia de estudiantes en dichos locales.

El costo de la pieza como le llaman varía desde Bs. 120 a Bs. 250. Entre los locales que ofrecen este servicio figuran los legales con permiso de funcionamiento para karaoke pero que ofrecen servicio sexual, los clandestinos y los de remate. Las horas de atención están coordinadamente definidas para que el cliente salga de uno e ingrese a otro.

En estos lugares venden alcohol y sexo, sobre todo. La cerveza tiene un costo de Bs. 30 precio del que 10 bolivianos está destinado para la trabajadora sexual y 30 bolivianos para el dueño del local. Ésta es la otra cara de Tarija.

El reportaje presentando ayer en el programa “Encontraste” revela la existencia de más de diez locales clandestinos dedicados al sexo y la diversión. Entre los primeros locales visitados por los informantes (personas que enviaron estos videos al programa) se encuentra “Punto y Coma” que abre sus puertas desde horas de la tarde.

Luces, música fuerte  y risas es lo primero que se percibe al ingresar a este local, los informantes toman asiento y conversan al son de la risa de una señorita que afirma que tiene 19 años y que no cuenta con carnet sanitario. “¿Hacen pieza?” pregunta uno de ellos, y la muchacha responde “sí pero no aquí. En caja se paga y salimos”, insiste. 

Sin embargo, la noche no termina ahí. Hay locales que no cuentan con licencia de funcionamiento y que parecen domicilios normales. Uno de ellos es el de las “ecuatorianas” que funciona en un garaje ubicado entre la calle La Paz y Circunvalación. Las instalaciones son precarias  pero la venta de bebida es infaltable.  Los informantes ingresan a una habitación comparten un par de cervezas con dos mujeres que habitan esas instalaciones y se retiran del lugar.

En otro recorrido, ya en la madrugada, los informantes llegan a una casa particular donde la fiesta continuaba, salen dos jovencitas de no más de 20 años e informan que en el mismo lugar se ofrecen servicios sexuales. “Está abierto desde las tres de la mañana hasta que el cliente se retire”, cuentan a los informantes.     

Empero la inspección continúa y es el turno de evaluar el trabajo de la Policía Municipal. El reportaje de “Encontraste” muestra que la labor de estos uniformados no frena la proliferación de estos lugares que hacen que el peligro ronde en Tarija en un lapso crítico, ubicado temporalmente, entre las dos y cinco de la madrugada.

Muchachas en estado de ebriedad suben a vehículos con numerosos grupos de hombres, otras permanecen consumiendo bebidas alcohólicas en las puertas de los locales. Abrazadas, con poca ropa, tacos en las manos se las ve perderse en las infinitas calles.  Son las cinco de la mañana y la presencia de la Policía no se percibe en las calles. Tarija parece estar entregada al alcohol y la anarquía.

Las imágenes del programa “Encontraste” captaron a policías municipales rondando estos locales cerca de las siete de la mañana. Sin embargo, ellos no prohibieron el funcionamiento de alguno de éstos. La cámara los captó conversando en las puertas de los locales clandestinos y finalmente se fueron sin haber hecho ningún control.

El comandante de la Guardia Municipal, My. Ivar Ortiz, entrevistado en el programa “Encontraste”, afirmó que la labor de la guardia municipal es hacer desalojar el lugar y pasar  el  informe al Ministerio Público, instancia que es la encargada de seguir el proceso judicial correspondiente. “Estamos combatiendo los locales clandestinos”, asegura Ortiz pero las calles hablan por sí mismas.

El reportaje que plasmamos aquí fue difundido ayer por el programa “Encontraste” una producción independiente, realizada por un grupo de periodistas tarijeños.

El lado oscuro de la tierra del gas

Es el lado oscuro de Tarija. Pareciera que a medida que se incrementan los ingresos por regalías hidrocarburíferas, también prolifera sin control la apertura de locales nocturnos clandestinos en los que quedan atrapadas universitarias y colegialas, en manos de redes de mafias que nadie parece controlar.

El presidente de la Federación de Juntas Vecinales de Tarija, Javier Astorga, reconoció que la prostitución se extiende hacia las más jóvenes y vulnerables mujeres. “Es la necesidad que hay en Tarija”, dice, en referencia a la falta de recursos económicos en los sectores más pobres del Departamento.

¿Pero no es que Tarija es la zona más rica en recursos económicos del país? Según fuentes oficiales, la cantidad de dinero que circula en la región, proveniente de las regalías e impuestos por la riqueza energética, hace de Tarija una de las zonas más caras del país. La contradicción parece evidente, más aún cuando en los últimos años los hechos delictivos se han disparado en número, al igual que el comercio de droga y ahora de sexo.

Revelaciones
Paulina Mendoza / Representante regional de ONAEM

La representante regional de la Organización Nacional de Emancipación de Mujeres (Onaem), Paulina Mendoza, denunció que los locales ilegales no brindan seguridad para las trabajadoras sexuales, reveló casos en que las mujeres son agredidas por clientes en estado de ebriedad. Confirmó que en el interior de la mayoría de los locales de este rubro, se tienen habilitadas piezas precarias para consumar el acto sexual.

My. Ivar Ortiz/ Comandante de la Guardia Municipal

El My. Ivar Ortiz, sostuvo que hay procesos penales en fase de imputación formal que se encuentran en el despacho de la fiscal Grushenka Romero. Además mencionó que están limitados en su labor por lo que esperan que los proyectos legislativos que contemplan estos ilícitos sean promulgados. Ortiz aseveró que están combatiendo los locales ilegales, pero estos ven la manera de abrirse nuevamente. Dijo que los locales que se encuentran en la Circunvalación y calle La Paz como Luna de Oro, Play Boy, El Sótano, tienen procesos penales en contra de los propietarios.

“Tati”/ Trabajadora sexual

Una trabajadora sexual identificada como “Tati”, reveló que en el transcurso de su trabajo conoció  chicas menores de edad que ejercen como trabajadoras sexuales, algunas de ellas madres que dejan a sus bebés solos, escapando del control de entidades como la Defensoría de la Niñez y Guardia Municipal.  Además dijo que existen universitarias de distintas carreras, que trabajan en los locales de las avenidas Circunvalación y Las Américas.

Javier Astorga/ presidente de las Juntas Escolares de Tarija

Al respecto Javier Astorga expresó que con seguridad existen menores que se dedican al trabajo sexual, al encontrarse en una situación económica difícil. Afirmó que la finalidad es costearse los estudios y el alimento.

El País
Compartir esta nota :

Publicar un comentario en la entrada

En este espacio usted puede incluir su comentario o punto de vista. Guarde el respeto y la tolerancia debida. Los comentarios que tenga insultos, contexto de racismo e improperios serán eliminados.

 
CC 2013. Tarija Bolivia