Header Ads

La cueca tarijeña, una fusión cultural con identidad propia

La cueca tarijeña se distingue entre las demás por ser alegre y algo más rápida, además de ser, en cuanto a música, la primera en utilizar el violín, dándole así, un sonido peculiar y único.

Existen diferentes teorías sobre el origen de la cueca.

Una de ellas refiere que esta danza nace en África, derivada del “landú”, danza angoleña, y que posteriormente en América pasa a ser llamada como “zama”, en referencia a una batalla desarrollada en aquel continente.

Más adelante, este ritmo se fusiona con la “jota aragonesa” y la “petenera española” y pasa a denominarse “cueca”, que deriva de “clueca”, en referencia a los movimientos de una gallina que es correteada por el gallo, o en el caso de las relaciones de pareja, de una mujer acosada por el hombre. Es así que de esta mezcla brota la “zamacueca”.

Chile, Perú, Argentina y finalmente Bolivia

La “zamacueca”, después de no tener un espacio propio de protagonismo en el continente, llegó a Chile alrededor de 1825, donde tomó fuerza.

En este país, pasó a llamarse simplemente “cueca” pero más adelante se le añadió el gentilicio “chilena”.

La importancia de esta danza en dicho país se plasmó cuando fue declarada como “Danza Nacional de Chile” allá por 1979.

Debido a la proximidad con Perú, la “cueca chilena” llegó a tales fronteras, pero tomó especial realce en localidades como Puno o Cuzco.

Después de la Guerra del Pacífico, las enemistades entre ambos países fueron latentes, lo cual se plasmó en el siguiente hecho: los peruanos cambiaron “cueca chilena” por “marinera”, en honor al coraje de la Marina Peruana en este acontecimiento bélico. Este nombre aún se conserva.

Por otro lado, por las mismas razones de cercanía, esta danza, que llegó hasta Argentina y se quedó con el nombre de “zamba” en vez de “zamacueca”, arribó a territorio boliviano y fue en principio bailada por la clase alta, pero con la llegada del “vals” quedó relegada a las clases populares.

La cueca en Tarija

También conocida como “cueca” a nivel nacional, se ha diversificado, en parte, por las diferentes características de cada sociedad, tanto del valle como de la zona geográfica andina.

La cueca tarijeña es muy diferente a la que interpretan en Departamentos como La Paz, Chuquisaca o Cochabamba, caracterizadas por una “tranquilidad” en sus melodías, mientras que la versión regional es conocida por ser más alegre, y tildada de “juguetona y picaresca” por los músicos.

Cabe destacar que las cuecas bolivianas en su totalidad mantienen un compás musical de 6/8. Pasa lo mismo con la tarijeña, pero ésta, entre otras diferencias, se caracteriza también por el uso de ciertos instrumentos como: bombo, violín y guitarra; en contraposición a los charangos, quenas y zampoñas de las cuecas andinas.

Por último, cabe destacar la importancia de Pío “Senaca” Martínes, considerado por los historiadores como el ‘padre de la cueca tarijeña’, además de personajes locales como: Nilo Soruco, Pastor Achá, Eduardo Farfán, Circar Gálvez, Hugo Monzón, Elías Dipp y los hermanos Mealla, quienes la impulsaron y siguen haciendo mediante sus letras y composiciones musicales.

Continúa campaña para revalorizar cueca tarijeña

La campaña para elegir las mejores 15 cuecas tarijeñas continúa.

Quienes quieran ser parte de esta elección tienen la posibilidad de recortar el cupón que está en la parte inferior de la página de ‘Escenarios’ de Nuevo Sur y llenar los datos correspondientes de la cueca de su preferencia.

Posteriormente, pueden dejar el cupón en las oficinas de este Diario, Plus Tv o en la Casa de la Cultura.

No hay comentarios

En este espacio usted puede incluir su comentario o punto de vista. Guarde el respeto y la tolerancia debida. Los comentarios que tenga insultos, contexto de racismo e improperios serán eliminados.