Header Ads

El Corpus Christi en Tarija y el cáliz de ajipa

Hoy es un día particular debido a que en una fecha coinciden dos actividades religiosas tales como la noche de San Juan y Corpus Christi, evidentemente la primera tiene que ver con la influencia de aspectos comerciales y la tradición ya asumida casi en todas partes.

Un aspecto muy particular tiene que ver con la actividad católica en nuestra ciudad por un lado, los feligreses se reunen en el estadio 4to. Centenario en una misa y posterior procesión por las principales calles pero también está el otro lado como ser la puesta a disposición de la gente el vino o la chica de uva en cáliz de ajipa. Por si acaso si algún viajero o internauta ocacional ve esto no duden en probar y degustar. Aquí unas imágenes para ilustrar un poco de lo que se habla.

Chicha de uva en cáliz de ajipa


El ambiente en las afueras del mercado central de Tarija

Listas las botellas para ser llevadas a casa
Y para finalizar una nota extensa del periódico El Pais - para ampliar la información.

René Aguilera Fierro

El Calendario Gregoriano, consigna entre sus celebraciones religiosas, la recordación de la institución de la Eucaristía. La eucaristía, proviene del griego y  significa acción de gracias, es un Sacramento instituido por Jesucristo.

Corpus Christi o cuerpo de Cristo, en la Sagrada Liturgia católica representa el cuerpo de Cristo por la sagrada hostia y el vino, durante el ritual es un solemne acto de fe, el creyente recibe el cuerpo y la sangre de Cristo con profundo fervor religioso, asumiendo sus pecados y con su arrepentimiento entrega a Dios sus oraciones.

La celebración de Corpus Christi, antiguamente tenía connotaciones muy marcadas en la ciudad de Tarija, tanto social como cultural. En el día de Corpus se realizaban dos misas y dos procesiones en las que se trasladaba al Altísimo por las principales calles de la ciudad, a las diez de la mañana y cuatro de la tarde respectivamente, la primera le correspondía a la Capilla o Iglesia de San Roque, acompañaban campesinos y pueblo en general; bajaba por la Calle Real (Comercio y actual General Trigo) circundaba la Plaza mayor para retornar por la Calle de la Recova (Sucre) y la Calle Ancha (Cochabamba). Mientras que la Procesión de la tarde era solemne, correspondía a la Iglesia Matriz o Catedral, para el efecto, las familias acomodadas hacían los arreglos de los altares o estaciones frente a sus casas o en las esquinas, era una competencia de suntuosidad. Ya en horas de la noche, la sociedad tarijeña se esparcía con delicadas retretas en la Plaza Luis de Fuentes. Según el escritor Juan de Dios Sigler, en las horas subsiguientes, se daba inicio a la algarabía de bailes privados y fiestas populares. En las fiestas privadas, los caballeros asistían de frac, sombrero y bastón, mientras que las damas iban con elegantes vestimentas, en la velada corría bastante bebida europea, a la medianoche se acostumbrada servirse carnes frías de pavo y salsas. En los salones, también podía escucharse la melodía de los pianos, la fiesta duraba toda la noche.

Los festejos del pueblo y la ajipa

Los festejos del pueblo y de los campesinos eran más sencillos, se reunían en el Barrio San Roque, a lo largo de la calle Ancha (hoy Cochabamba, llamada así por la profusión de chicha, bebida espirituosa que recordaba la costumbre de aquel departamento), las casas fiesteras llamaban con sus banderillas rojas anunciando chicha, las comidas eran de cirtesia; los parroquianos pasaban la noche al son del erke y caja, aunque también la caña anunciaba la cercanía de San Roque; los instrumentos de viento son propios de la época seca. La fiesta era con sanada y todo, mientras la riña de gallos se desarrollaba con euforia. La fiesta de Corpus Cristi, tenía octava y también encierro, con similar entusiasmo y fe religiosa.

En Tarija, desde tiempos inmemoriales se viene practicando el “invite” de vino en copa de ajipa, tradición muy propia de la región. La ajipa es adornada con flores de la época, como la rosa pascua, ilusiones, acompañadas de un ramo de albahaca, aunque la violeta es la flor esencial de Corpus, cuya fragancia incorpora al vino un sabor distinto y fraternal.

Históricamente se sabe que ya por el año 1863, el campesino acomodado o pudiente, brindaba el vino patero de su producción, se reunía con amigos y familiares; mientras que el campesino de menor recurso, asumía este acto de religiosidad terrenal con entrañable amistad y familiaridad a sus seres queridos, brindaba con licor proveniente del sumo de la uva fermentado; bebida que luego se la llamaría chicha de uva.
La copa de ajipa significa el cáliz y su contenido la sangre de Jesús, los arreglos florales representan la belleza, brillo y solemnidad del encuentro del alma con Dios, lo propio significa brindar con los semejantes, este brindis era un honor y una distinción que no se podía evitar ni rechazar, a la vez que proporcionaba alegría y esparcimiento. Es así que la ajipa se había elegido por el gusto que le otorga a la bebida, mientras que las flores de violeta complementaban con su agradable aroma. La ajipa, es un  tubérculo,  cónico, carnoso de pulpa abundante y blanca, una vez retirada la pulpa, toma la hermosa forma de un envase o copa natural

La costumbre de la época, era la probada del vino o de la chicha durante la víspera, muchos se quedaban hasta el día siguiente. El día de la celebración, en diferentes casas preparaban su propio vino o su chicha de uva, pero habían familias tradicionales que hacían de alféreces que esperaban a los comunarios y amigos, durante estos días se tocaba el erke, caja y se interpretaban coplas, que no siempre eran de corte religioso, sino que hablaban de amores y desamores, de esperanzas no logradas, aunque también la copla era picaresca y festiva. A fines del siglo XIX, la tradicional celebración de Corpus Christi, abarcaba casi todo el valle de Tarija y se había afincado en la propia Villa de San Bernardo de la Frontera de Tarixa; costumbre que practicaban los criados, los mozos de la casa, artesanos y campesinos, la costumbre que se concentró en la otrora calle Ancha, luego pasaría a las vendedoras de la recova. Para entonces se bebía también chicha de maíz, además del vino patero y de la chicha de uva. Luego sería una costumbre popular.
Pasada la contienda del Chaco, la recova de Tarija, debido a los nuevos asentamientos, cobró mayor importancia, las vendedoras, desde las primeras horas de la mañana adornaban sus lugares de expendio con flores de la época, principalmente con violetas. A partir de las nueve de la mañana, empezaban a invitar a sus clientes, para entonces la tradición había cobrado fuerza, la gente expresamente se daba cita en el incipiente mercado de la ciudad. Aunque había quienes se sorprendían por la rara costumbre de beber en un vaso de ajipa. Las vendedoras, con la debida anticipación, fabricaban la chicha y los esposos de estas señoras elaboraban el vino patero para el “invite” de Corpus.

La celebración de Corpus Christi en el campo se prolongaba los días subsiguientes con bebida, comida y música, mientras aguardaba el caballo en la tranquera o en el fondo de la casa del alférez. Tradición que aún se mantiene.

Desde el año 1940 hasta fines de 1970, pocas fueron las vendedoras que quedaban en el mercado para brindar con sus clientes, pero para entonces, la costumbre se había adentrado en la clase alta y media. En la década de 1980, se mantuvo adormilada la tradición; el sorprendido cliente veía o recibía el invite de corpus, se destacan varios nombres de distinguidas señoras del mercado central, que habiendo heredado la costumbre de sus progenitoras, seguían practicandola en sus puestos de venta, mientras que la Calle Cochabamba había decaído irremediablemente. Los años 1986 y 1987, tuvo algún repunte debido a la Comisión de Cultura de esa época que hizo algunos esfuerzos por recuperar la costumbre del invite de chicha de uva en ajipa. Por aquellos años, los integrantes de “Los Luceros del alba”, se entremezclaban con las vendedoras y clientes y era notoria la presencia de Reynaldo, Santiago Aráoz Martínez, Mario Reyes, casi siempre, acompañados del que suscribe en esta nota. El año 1990, el Programa “Cultura y Folklore” de Milton Balanza incentivó a las vendedoras de los mercados de Tarija para que retomen la tradición. Luego habría otros atisbos por alentar la costumbre.

En los últimos años, la iglesia de Tarija efectúa dos misas durante el día, la primera misa es a la 10:00 de la mañana y la otra a las cuatro de la tarde, más la procesión. A partir del año 2011, por iniciativa del obispo de la diócesis, Monseñor Javier del Río, se celebra una misa gigante en el estadio Departamental, luego en procesión se llega hasta la catedral, donde se despide a la feligresía.  De esta manera se enriquece el patrimonio religioso, social y cultural de la tierra chapaca, motivación ancestral. Las costumbres que se rememoran cada año en los mercados es auténtica, única en el país y el mundo; lastimosamente, el año 2010, el cultivo y producción de violetas fue nula, razón por la que se prescindió de ella durante la festividad.

Distintas instituciones culturales y del Estado,  han intentado convocar a concursos en diversos años entre las vendedoras de los mercados, incluso otorgando premios a la mejor forma de recibir a sus clientes y visitantes.

1990

fue en este año en el que se decidió reimpulsar la tradición; sin embargo otro factor que no apoyó la iniciativa fue la poca producción de violetas

Javier del río sendino llama a participar de corpus christi

De acuerdo al  obispo de Tarija, Javier del Río Sendino, este jueves de Corpus Christi es uno de  los momentos más gozosos de celebración de fe de la iglesia católica donde la eucaristía congrega a todos alrededor de la mesa de Dios. Se proclama ante todo el mundo que Cristo está con nosotros, entregado por amor y nos invita a vivir en paz, en unidad y en caridad.

Hoy la concentración se realizará en cada parroquia; en San Roque se reunirán todos los feligreses quienes saldrán en caminata hasta el estadio IV Centenario, lo mismo sucederá en las demás iglesias. En el estadio a partir de las 15:00 se celebrará la eucaristía y se efectuará la procesión.

La ruta iniciará en el estadio por la avenida Potosí hasta llegar a la calle Méndez y recorrer hasta la avenida Cochabamba donde se caminará hasta la calle General Trigo. Los feligreses irán en procesión hasta La Madrid y se concentrarán en la iglesia Catedral.

Respecto al aparente cruce de actividades de Corpus Christi y San Juan, Javier del Río Sendino manifestó que esto no sucedería  ya que el Corpus Cristi se realiza este jueves y San Juan el día viernes. Aclaró que sólo se realizarán actividades previas como la serenata que es efectuada en la Loma en horas de la noche donde  se acostumbra llevar a cabo un festival. Otra de las costumbres está centrada en la reunión familiar donde generalmente se comen salchichas.

La Intendencia

La intendencia municipal dentro de estas actividades realizará controles para precautelar la salud de la población, el supervisor Jaime Rivera dio a conocer que a partir de este jueves  tienen previsto realizar operativos de rastrillaje juntamente a la Policía Nacional y bomberos.

“Se estarán controlando las fogatas, existen multas para aquellos que las realicen, las multas ascienden desde los 100 a 800 bolivianos de acuerdo a la magnitud, también se controlará la venta de juegos pirotécnicos los cuales están prohibidos. Es el caso de las matasuegras, tres tiros, granadas y demás juegos  que contengan cierta cantidad de pólvora”, manifestó.

No hay comentarios

En este espacio usted puede incluir su comentario o punto de vista. Guarde el respeto y la tolerancia debida. Los comentarios que tenga insultos, contexto de racismo e improperios serán eliminados.