Header Ads

FAUTAPO y BID financian “Tarija, aromas y sabores”

“Tarija, aromas y sabores” es el resultado del Programa de Competitividad de las Cadenas Agroalimentarias del Valle Central de Tarija, financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo en su Fondo Multilateral de Inversiones (BID/FOMIN) y ejecutado en su fase por la Fundación FAUTAPO.


Esta nueva estrategia conformada por al menos 25 organizaciones relacionadas a la producción de vino, singani, quesos, miel, jamones, producción hortofrutícola y turismo, busca promocionar sus productos en base a una sola marca y promocionar así a Tarija.

En Tarija existen, según datos de la organización, unos 2.000 productores de uva, 60 bodegas de vinos y singanis, 10 productores de jamones, 1.500 productores de miel, 300 de queso, unos 300 productores hortofrutícolas y más de 200 las empresas que se dedican al servicio turístico.

En una presentación en la sede de Gobierno, los organizadores de “Tarija, Aromas y Sabores”, informaron que “luego de haber identificado las potencialidades del Valle Central de Tarija, surgió la idea del desarrollo de un enclave de productos mediterráneos y su posicionamiento conjunto en el mercado fue impulsado desde el 2006, a través del Programa Competitividad de las Cadenas Agroalimentarias del Valle Central de Tarija, con el objetivo de genera oportunidades de acceso a mercados para la MIPyME de jamones, quesos, miel, productos hortofrutícolas de alto valor”.

Esta oferta se contempla con la de uvas, vinos y singanis y hacen de la propuesta de “Tarija, Aromas y Sabores” un desafío colectivo -a decir de los miembros de esta importane estrategia-, tanto para actores públicos como privados.

“En esta lógica, el BID/FOMIN, el año 2006 entiende la necesidad dde complementariedad entre la cadena uvas, vinos y singanis, y los productos agroalimentarios de especialidad identificados con mayor potencialidad en Tarija”, indicó Jorge Bacaratt, Coordinador Regional de Fundación FAUTAPO en Tarija.

Tarija es más que uvas, vinos y singanis, “puede ser un espacio para complementarse con la oferta agroalimentaria y potencia la Ruta del Vino y Singani más alta del mundo como un producto turístico de calidad”, agregó Bacaratt.

“Este es el primer proyecto en apoyar cadenas productivas de Tarija y de especialidad en Bolivia por parte del FOMIN, fue un proyecto pionero y se iniciaron con innovaciones que ya se plantearon. El proyecto logró situaciones impensables hace 6 años: articular a los distintos actores de las diferentes cadenas y entre las cadenas, y así también a las entidades del sector público como la Gobernación y los 6 municipios involucrados”, sostuvo la especialista en proyectos del BID/FOMIN, Camile Ponce.
Para Bacaratt mejorar la competitividad de las cadenas involucradas es el resultado cualitativo que genera resultados cuantitativos verificados en acceso a nuevos mercados en La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, mejores precios y una identidad caracterizada por la calidad de productos.

(Fuente: Jornada)

No hay comentarios

En este espacio usted puede incluir su comentario o punto de vista. Guarde el respeto y la tolerancia debida. Los comentarios que tenga insultos, contexto de racismo e improperios serán eliminados.