Header Ads

Fluye con brillo renovado la Fiesta de la Vendimia 2013

Distante a 35 kilómetros de la capital tarijeña está el Valle de la Concepción, localidad ubicada en el municipio de Uriondo de la provincia Avilés, sede de la famosa ‘Vendimia Chapaca’ que se realiza anualmente entre mediados de febrero y principios de marzo, tiempo en el que el fruto de la vid se encuentra listo para la cosecha.

“Vendimia” es justamente la palabra que define el proceso de recolección de la uva para crear con ella el producto final que es el vino.

Fluye con brillo renovado la Fiesta de la Vendimia 2013

La Vendimia significa un importante atractivo turístico para Uriondo por lo que la alcaldía engalana el evento con una antesala de artistas pictóricos, además de un importante festival de música que da paso a la exposición de los mejores productores de uvas, vinos y singanis que el día domingo 3 se podrá disfrutar en una fiesta prolongada con la degustación de vinos, singanis y las alternativas de la gastronomía típica de nuestra región.

“Con la organización de eventos y entrega de obras, pretendemos llenar las expectativas de los visitantes que vienen a conocer nuestra campiña y pueden además evidenciar el potencial de nuestra principal actividad productiva. Esta fiesta valluna tiene importantes valores, ya que motivan la alegría, el encuentro y la trasmisión de la cultura del tarijeño”, aseguró el alcalde de Uriondo, Álvaro Ruiz.

“Nuestro objetivo más anhelado es hacer de Uriondo un centro productivo, cultural y turístico de referencia nacional. Uriondo tiene una vocación productiva particular a través de la uva y el vino que ofrece alternativas culturales únicas, además de que la particularidad de esta tradición permite, a propios y extraños, ver el mundo a través de nuestras costumbres”, agregó.

En su vigésima octava versión, la “Vendimia Chapaca 2013” invita a la población a participar de todas la actividades programadas en Uriondo. El ‘plato fuerte’ de esta fiesta se vive estos días; ayer con la gran serenata junto al grupo folklórico nacional de gran renombre Los Kjarkas, además de la presencia del grupo de música tradicional e internacional de la argentina “Los Nocheros”. Para hoy se tiene previsto llevar a cabo la Feria de la Uva, donde la mejor producción será expuesta para el público visitante.

LA UVA Y EL VINO

La cosecha de la uva se brinda como la excusa perfecta para experimentar los sabores de Tarija. Entrando de lleno a la Fiesta de la ‘Vendimia Chapaca’, el vino es considerado uno de los sellos identificativos de la región que tiene una interesante raíz histórica.

Esta vocación productiva de la uva nació desde el momento mismo que se fundó la Villa de San Bernardo de la Frontera de Tarixa, aseguró el historiador Elías Vacaflor Dorakis. “Fueron los jesuitas quienes empezaron la historia contemporánea del vino, la uva y el agua ardiente (singani), que dejaron la impronta para que los vitivinicultores actuales pudieran llegar al  sitial de ser los vinos más ricos de toda Bolivia”, dijo.

Remontándose al año de 1690, el historiador asegura que los jesuitas manejaban haciendas en la Angostura y Concepción. “Desde que los jesuitas empezaron las plantaciones de vid, la producción de vinos y agua ardiente de la región, esta se fue haciendo cada vez más industrial, tanto que con el pasar del tiempo Tarija le quitó la hegemonía a los vinos y aguas dulces que se hacían en Camargo (Chuquisaca)”, añadió. 

La producción vitivinícola en Tarija logró un nivel importante tanto así que la fiesta de la Vendimia de Tarija cobró más importancia a nivel nacional. “Aproximadamente en 1940, la familia Kohlberg, pioneros de la industria vitivinícola en Tarija, instituyó de alguna manera la Vendimia en Tarija que a lo largo de los años tuvo momentos altos y bajos, pero hace 28  años esta festividad comenzó a fortalecerse en Uriondo”, destacó.

“El tema de la Vendimia, de ser una producción para el consumo interno de los jesuitas y la venta muy pequeña de vino y agua ardiente particularmente a Potosí, pasó en el siglo XX con las familias Paz, Kohlberg y Castellanos, a apuntalar la producción del vino tarijeño y ahora tenemos una industria floreciente”, añadió.

LA VENDIMIA

La Fiesta de la Vendimia era una celebración que solían hacer los campesinos productores que dependiendo de las fechas movidas del carnaval, celebraban el acontecimiento exponiendo los productos derivados de la uva, como el vino, sobre todo el patero, y el singani.

Además se hacían exposiciones de grandes racimos de uva, esto se realizaba en la plaza principal Luis de Fuentes y Vargas de la ciudad de Tarija, ya que la gran fiesta de la Vendimia era en Camargo, en los años 70; era la más famosa celebración de todo el sur del país, aseguró el canta autor tarijeño, Lucho Aldana.

“Toda la sociedad ‘jailona’ de Sucre se reunía en Camargo, invitaban a artistas nacionales y tarijeños, ahí nos estrenamos como ‘Los Montoneros de Méndez’”, evoca Aldana. “Después de los brindis y actos oficiales, los camargueños tenían la costumbre de convidar a todos los invitados fruta. En esto consistía la Vendimia en Camargo”.

“Por falta de mercado decae esta producción, la plata llegó a Tarija en grandes cantidades, después de Kohlberg surgen otros industriales, entonces Camargo quedó chico, no había mercado y lo mejor era de Tarija y tuvo que desaparecer la fiesta grande de Camargo junto a su singani San Pedro”, recordó.
Según explica el cantautor chapaco, las vendimias en aquel entonces eran más hogareñas, la estruja de la uva para el vino se hacía con los pies, de ahí la denominación de “el patero”. “Mi satisfacción es que la vendimia de Uriondo está creciendo porque mientras más industria exista, más actividad comercial habrá para las regiones, lo que es mejor para sus habitantes”, manifestó.

PIONEROS EN LA PRODUCCIÓN

El antropólogo tarijeño, José Antonio Rojas Madariaga, explicó que en los años de 1930 a 1960, en Tarija, el italiano Emilio Frigerio inicia la industrialización de vinos para proveer principalmente en fiestas: bodas, matrimonios y grandes acontecimientos de la época.

En aquel entonces, la familia Paz elabora vinos para el consumo familiar, ya que en ese tiempo era un desafío social el hacer los propios vinos para invitar a los familiares, compadres y amigos, explicó
“A partir del año 69, don Julio kolberg Chavarría, pionero en la industria del vino, junto a sus hijos Julio como administrador, y Herbert como enólogo, hacen crecer lo que es la industria de vino en Tarija. Contemporáneo a ellos, el ingeniero agrónomo, Milton Castellanos, incursionó en lo que hoy es la marca de ‘Vinos Aranjuez’”, sostuvo el antropólogo.

Añadió que la Vendimia siempre tuvo la particularidad de ser un evento de alegría, ya que familias integras eran invitadas a participar de esta fiesta, dando paso a la recolección de la uva para la elaboración del vino en una fiesta que duraba siete días de trabajo donde además se compartían alimentos y actividades recreativas. 

“En estos tiempos, si bien felicito el buen paso que dieron en Uriondo, en su sexta versión de El Arte y el Vino, aún seguimos con las improvisaciones, falta un asesoramiento profesional. Se podría crear un gran escenario con graderías para hacer un festival  de la Vendimia que podría competir con escenarios de Argentina y de Viña del Mar con su Quinta Vergara”, dijo. 

El País

No hay comentarios

En este espacio usted puede incluir su comentario o punto de vista. Guarde el respeto y la tolerancia debida. Los comentarios que tenga insultos, contexto de racismo e improperios serán eliminados.