Header Ads

El Gran Chaco celebra 137 años entre lucha y resistencia

La provincia Gran Chaco fue creada mediante Decreto Supremo de fecha 12 de agosto de 1876, por el Presidente de la República Gral. Hilarión Daza, disposición legal que fue  firmada en la ciudad de Potosí. La norma establece en su primer Artículo la creación de la provincia Gran Chaco con su capital Caiza, y los cantones de Caraparí, Itaú, Yacuiba, Tartagal (Argentina) y las misiones de nueva fundación en la margen occidental del rio Pilcomayo. Posteriormente mediante Ley de 19 de octubre de 1880, el Presidente de la República Gral. Narciso Campero, dispuso el traslado de la capital del Gran Chaco de Caiza a Yacuiba, creando además los cantones de Aguairenda, Itiyuru (Argentina) y Zapatera.
El Gran Chaco celebra 137 años entre lucha y resistencia

Según testimonios del registro documental histórico, en 1733 el actual territorio del Gran Chaco estaba constituido e integrado por caseríos chiriguanos como Itavicua, Yaguacua, Aguayrenda, Busuy, Sanandita, Zapatera, Caraparí y Yacuiba. Un siglo más tarde, el 15 de noviembre de 1832, el Presidente Andrés de Santa Cruz creó la provincia Salinas conformada por los cantones San Diego, Busuy, Sanandita, Zapatera y Caraparí.

El 22 de noviembre de 1841, el Presidente José Ballivián Segurola mediante Decreto distribuyó tierras gratuitamente en el despoblado Chaco, sobre las márgenes del río Pilcomayo, a los oficiales y soldados ex combatientes de la Batalla Ingavi, ganada cuatro días antes a la República del Perú. Otra ley, del 9 de marzo de 1872, emitida por el Presidente Agustín Morales, trasladó la capital de la provincia Salinas, de Entre Ríos (La Moreta) a Caraparí. El 31 de marzo del mismo año, se creó el Distrito Territorial Gran Chaco con capital Caiza, al mando de un Jefe Supervisor Político Militar. El 19 de octubre de 1880, el Presidente Narciso Campero dispuso el traslado de la capital Caiza a Yacuiba, y se crearon los cantones Aguayrenda, Itiyuro y Zapatera.

Posteriormente, una ley del 19 de agosto de 1883 reafirma y ordena la provincia Gran Chaco, integrada por Villa de Caraparí, actual capital de la Segunda Sección y los cantones Caiza, Itaú y Aguayrenda, y los vice cantones Itiyuro, Tartagal, Zapatera y la capital Yacuiba. La posterior derrota política – diplomática boliviana, tras la contienda bélica con Paraguay, determinó que Tartagal e Itiyuro pasen a jurisdicción argentina, dejando de pertenecer a la provincia Gran Chaco de Bolivia.
Con otro Decreto Supremo, el presidente Ismael Montes estableció, el 27 de diciembre de 1905, un Centro Civil y Administrativo en la misión de San Francisco Solano para residencia de civiles y militares, con el nombre de Villa Montes, estableciéndose además como Sede del Delegado Nacional de Colonias. La Tercera Sección de la provincia Gran Chaco con Villa Montes como capital y los cantones Tarairí, Chimeo, Capirenda, Tigüipa, Caigua, San Antonio de Padua, Esmeralda, Ibibobo e Igüaro, fue creada el 27 de agosto de 1937 mediante Decreto Supremo por el Presidente Germán Busch. La historia confirma que antes del 12 de agosto de 1876, las actuales provincias Gran Chaco y O’Connor constituían una sola unidad político – administrativa llamada provincia Salinas, es decir, lo que hoy son los municipios Yacuiba, Caraparí, Villa Montes y Entre Ríos, con sus respectivos cantones.

El inmenso territorio llamado Chaco

Cuando empezaron las migraciones guaraníticas y se sostuvieron las guerras con los ejércitos de Tupaj Yupanqui y Huayna Kapac, al finalizar el siglo XV, aquellos emperadores lo denominaron “chiriguanía” debido a que murieron de frió los prisioneros que lograron capturar los incas. Desde 1559 Andrés Manso hacía las gestiones ante el Virrey Andrés Hurtado de Mendoza, Marqués de Cañete, para que se le concediera en gracia el territorio al que había explorado desde 1556 y que posteriormente fue disputado con Nuflo de Chávez, otro intrépido capitán español que remontó el rio Paraguay para fundar la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. Al capitán Manso se le concedió el territorio que estaba al Sud del Rio Grande, y desde el año 1559 comenzó a llamarse Llanuras de Manso.

En el libro “Viajes por América Meridional” de Félix de Azara, geógrafo español encargado por la corona para fijar los límites con los territorios conquistados en la América, figura el nombre de Chaco en la planicie selvática. Como sus informes eran oficiales, este nombre quedó registrado a fines el siglo XVIII. Pero el nombre de Chaco proviene de mucho más antes. Según Alcedo, autor del Diccionario Americano, chacú en quechua significa “junta o compañía”, ya que en este territorio se juntaron los indios.de diversos países huyendo de las conquistas que hacían los Incas.

Por su parte, el Padre Honorio Mossi dice que  chacú significa “casa de fieras” en quechua y en guaraní quiere decir “reunión de muchos entre los montes”. Posteriormente, durante la Guerra de la Independencia, hasta las primeras décadas republicanas, el territorio chaqueño fue llamado La Frontera. Y muy posiblemente era llamado así desde los primeros días del coloniaje, tal es así que la fundación de Tarija llevó el nombre de San Bernardo de la Frontera desde 1574.

El Nacional

No hay comentarios

En este espacio usted puede incluir su comentario o punto de vista. Guarde el respeto y la tolerancia debida. Los comentarios que tenga insultos, contexto de racismo e improperios serán eliminados.