Header Ads

Oscar Montes: lo normal es que fuera a Gobernador, pero hoy quiero descansar

Las falencias de la administración departamental, los problemas que está acarreando el asistencialismo económico, la visión para la Tarija del futuro, son algunos análisis que compartió  el alcalde de la ciudad de Tarija, Oscar Montes Barzón, con El Nacional, además de hablar sobre su futuro político.

Montes, aunque ahora descarta una posible candidatura, dijo que su próximo paso en la política podría ser ganar la Gobernación. De hacerlo, considera que sería sólo con la agrupación UNIR, dejando de lado una alianza con el Movimiento al Socialismo (MAS) o con cualquier otra agrupación.


EL NACIONAL (EN): En el departamento más rico del país faltan obras de impacto y así se señala dentro y fuera de la región. ¿A qué cree que se deba esa falta de obras, de proyectos que cambien la visión de Tarija?

Oscar Montes (OM): Bueno yo creo que en Tarija hay que identificar tres instancias de gobierno, el nacional, departamental y el municipal. En mi criterio, los municipios, están llegando al límite de una etapa que se ha caracterizado por la construcción de infraestructura, escuelas, postas, campos deportivos o caminos que van a durar 40 o 50 años, y solo habrá que pensar en educación, salud, mantenimientos y ampliación. Las acciones se enfocarán entonces hacia los servicios, en el caso de Tarija, agua potable, el tratamiento de las aguas servidas o la energía eléctrica que estamos con dificultades. Después vendrá la exigencia en la calidad del servicio como la salud y educación. Ya la gente no va exigir solo que haya una posta sino que va a demandar una atención con calidad y calidez.

No ocurre lo mismo a nivel departamental. Por ejemplo, los temas que tienen que ver con la salud especializada: tratamientos especializados para el cáncer, trasplantes de riñón o corazón, un geriátrico. Ya deberíamos estar pensando en hospitales de ese tipo que no hay en Tarija. O en el tema de infraestructura caminera, la construcción de los caminos que nos lleven al Chaco, que nos unan entre las demás provincias, en eso yo creo que estamos muy rezagados. El desarrollo que ha tenido la gobernación también es reciente, los municipios tenemos ya 28 años de vida democrática, con recursos recién a partir del año 94 y con recursos significativos a partir del 2006.

En Tarija se ha perdido el hilo de continuidad desde la experiencia de la Codetar, a la Prefectura y luego a la Gobernación. Los cambios políticos no han permitido que la Gobernación alcance una madurez como si lo hizo el Municipio.

En el nivel nacional se destaca la interconexión eléctrica y la Planta Separadora del Chaco. Creo que el gobierno nacional, con esos dos proyectos, en algo cumple con la expectativa que teníamos como Tarija.

Queda pendiente el gobierno departamental. A manera de justificar, es entendible que es una institución que ha cambiado totalmente, que es nueva, y eso sin duda que significa un doble esfuerzo, porque no sólo hay que afrontar los desafíos de desarrollo sino también los de la construcción de esa nueva institución. Además ha habido esa ruptura política con el alejamiento forzado de Mario Cossío, sin duda de que eso también forma parte de los diferentes quiebres que ha tenido la institucionalidad departamental. Primero con Codetar que era la que manejaba el desarrollo, pasó a la Prefectura, luego pasó a la Gobernación y en medio hubo ese quiebre político institucional. Lamentablemente no las ha tenido fácil el gobierno departamental como para poder responder a que lo Tarija demanda.

EN: El departamento ha sido beneficiado con el incremento de recursos provenientes de las regalías, y esto ha permitido a las autoridades ampliar sus proyectos pero también cometer más errores. ¿Es más fácil o más difícil hacer gestión con tantos recursos?

OM: En el caso de los gobiernos municipales, nosotros hemos tenido una mayor cantidad de recursos, al igual que todos los municipios del país, gracias al IDH, y eso nos está beneficiando a todos. Pero no es un recurso de libre disponibilidad, el IDH viene muy amarrado a una serie de normas que son muy restrictivas.

En el tema de regalías lo cierto es que hemos tenido dificultades con Mario Cossío y las mismas las estamos llevando con Lino Condori, o sea no hay una buena relación de coordinación de manera que los municipios podamos ejecutar parte de las regalías. No pasa eso en el Chaco, donde una buena parte de las regalías va directamente a las arcas de las alcaldías, aquí tenemos que hacer las gestiones. Fíjese estamos ya entrando a la última etapa del año 2013 y todavía no hemos firmado un proyecto concurrente, de esta gestión, con la Gobernación. Por lo tanto, antes había unos temas, hoy son otros, pero eso sigue allá.  Eso no sería un problema si la gobernación tuviera un buen plan de gastos y estuviera ejecutando de buena manera las regalías.

EN: Con más recursos, la presión por ejecutar ha conllevado errores a varios niveles y en ocasiones, despilfarros para evitar la reversión de los mismos.  ¿Considera que Tarija debería tener una reserva departamental? 

OM: En mi criterio, para gastar las regalías como lo estamos haciendo ahorita, sin pensar en el futuro y sólo en el presente, sería mejor ahorrarlas, dejarlas en un depósito. El Gobierno puso plata del Tesoro General de la Nación, en dos bancos que son de dudosa trayectoria, ¿por qué Tarija no va a invertir en empresas serias? En la bolsa de Nueva York o en cualquier otro sitio. La cantidad de plata que sobra supera los 200 millones de dólares cada año, eso bien manejado, bien invertido, pudiera generar no sólo recursos para vivir ahora, sino para que las generaciones futuras puedan vivir bien.
Aquí nosotros en vez de aprovechar esa plata en proyectos de industrialización del gas, o en mejorar el nivel de producción, lo estamos utilizando en políticas asistencialistas. Y si no hacemos un quiebre, los efectos van a ser muy lapidarios, porque en algún momento van a disminuir y se van a acabar esos recursos, y cuando pase vamos a tener una gran población dependiente, las consecuencias pueden ser lamentables.

EN: ¿Ve asistencialismo en las políticas puestas en marcha actualmente?

OM: Las políticas asistencialistas, lamentablemente,  han sido una constante desde el nacimiento de la gobernación. Como el Susat por ejemplo, muy buena como política de salud pero mal concebida desde su inicio. Después pasó con Programa de Plan de Empleo Urgente,  que sigue siendo un gran tubo por donde se van los recursos sin retorno, es un programa que sólo se dedica a atender a una masa de asalariados que tienen trabajos muy poco productivos. La tercera fuente de mal uso de recursos, a mi criterio, es el famoso Prosol, que también arrancó desde esa lógica de asistencialismo y que está ocasionando muchos problemas no sólo a la economía de la gobernación, sino que está distorsionando la productividad en las mismas comunidades y está ocasionando problemas de corrupción y de dirigencia.

El asistencialismo está demostrado en todos los países, que sólo sirve si es por un corto periodo de tiempo y si es por emergencia, pero cuando se aplica por tiempo y materia, lo que hace es acabar con todo lo bueno que se vaya a construir. Que mejor ejemplo que lo que está pasando en Argentina, que en pocos años se está autodestruyendo, que en un principio empezaron a dar bonos y hoy ya no son suficientes los bonos y acaban de quitar los impuestos a la mayoría de los argentinos a costa del erario nacional, entonces un país que podría ser rico está cada vez más empobrecido.

EN: En el bajo nivel de ejecución, ¿cree que es un problema de capacidad técnica o más política?

OM: Con todo el respeto, pero está claro que la gente que está administrando la gobernación nunca en su vida pensó que iba a manejar tal cantidad de plata. Yo siento que ahí hay gente que es muy inteligente, muy preparada, pero hay una falta de conducción política, o sea para nadie es desconocido los enormes problemas que tiene el MAS. Entonces ahorita la gente allá está más preocupada en ver a quién le serruchan el piso o en cuándo me lo serruchan el mío, hay muy poca gente que está trabajando verdaderamente por el desarrollo de Tarija, la mayoría está preocupada en otras cosas, en que no le vuelen la pega. En tan corto tiempo, fíjense los cambios que hemos tenidos en los niveles superiores de mando, hacia abajo las rotaciones son mucho mayores.

Por lo tanto es un problema, no tanto de capacidad o de inteligencia, sino de que no hay un líder que pueda manejar aquello. Con todo el respeto y cariño que tengo a Lino Condori, pero está claro que la gente que está por abajo es gente que ni siquiera está haciendo caso a lo que él ordena. Entonces hay un extravío, sencillamente se puede ver que allá cada uno hace lo que puede o lo que quiere.

EN: Usted proviene de la izquierda clásica, ¿encuadraría al MAS dentro de la izquierda con todas estas políticas que mencionó?

OM: El tema del MAS es muy complejo, porque si bien entró utilizando un discurso de izquierda, incluso un discurso anti sistémico, a la hora de la verdad no ocurre aquello, es un partido más, como cualquier otro. Que utiliza para posicionarse el discurso anti imperialista, pero después funciona como cualquier país de Sudamérica. No hemos hecho cambios estructurales, ni en la matriz económica del país, ni en el tema político como para pensar que Bolivia está cambiando hacia un sistema socialista, para nada.

Yo no creo que haya un cambio de fondo, por lo tanto el tema de la izquierda en el MAS es sólo un discurso populista que tiene eco en algunos sectores de la población. Aquí como que nos estamos manteniendo con unos recursos que vienen de una actividad extractiva y que es perecedero. La plata que conseguimos de esa venta la estamos usando de una manera poco responsable para con el futuro, de momento la gente está feliz porque de una u otra manera le está llegando la plata, pero nos estamos farreando la plata. El problema es que la gente no está pensando en lo que va pasar cuando se acabe la fiesta y venga la resaca.

EN: Volviendo a la ciudad de Tarija, ¿cómo valora su gestión económica al frente de la Alcaldía durante 15 años?

OM: Yo llevo 15 años, y los primeros cinco años fueron para ordenar este municipio, que lo recibimos con muchas deudas. Yo recuerdo que cuando recibí esta alcaldía no había ni un solo papel en este escritorio, no había nada. Aquí ahora usted ve proyectos, planos, documentos, pero yo recibí la alcaldía pelada, y el médico que me la dejó me dijo “aquí te dejo estos dos frascos, estas pastillas son para el corazón y estas otras para el dolor de cabeza”, yo ese rato no  le entendí, a los dos días ya me di cuenta por qué me había dejado las pastillas. Porque inmediatamente recibí en la alcaldía al sindicato, que no cobraba sueldo hace cuatro meses, así que tenía que pagar sueldos. Luego a todas las casas comerciales de Tarija a las que se les debía plata, todos los surtidores, o sea encontré una alcaldía en la ruina y nos costó mucho poder cumplir aquello. Porque no sólo era pagar a los proveedores, sino que la seguridad social también, 25 años que no se había pagado a la Caja Nacional, 25 años que no se había pagado al FPS. Entonces tuvimos que empezar a reconstruir una institución desde abajo.

Desde la primera gestión empezamos a hacer obras, la segunda más holgada en el tema económico y la tercera ya definitivamente no hay problemas económicos en esta alcaldía, ni en ninguna del país, por el tema IDH.

¿Qué es lo que tenemos hoy en Tarija? ¿Cuál ha sido el primer desafío que hemos enfrentado hasta ahora? El primero ha sido hacer  viable económica y técnicamente esta institución, y lo hemos logrado, en poco tiempo nos hemos ubicado como una de las alcaldías más seria, con mejores dictámenes, nunca hemos tenido un informe negativo de Contraloría, nunca hemos tenido ningún tipo de problemas en alguna de nuestras cuentas,  o nuestras obras.

EN.- ¿Cómo ha enfrentado el crecimiento de la ciudad?  

OM.- El crecimiento de la población prácticamente se ha duplicado en estos últimos 15 años, la macha urbana pasó de 6.000 hectáreas a 12 mil. Una de las preocupaciones que yo tenía con la enorme cantidad de gente que nos llegaba era que no hubiera problemas de integración y convivencia, entonces lo que hice fue irme a la ciudad de La Paz a buscarlo al obispo, al monseñor Jesús Juárez, para que me expliquen cómo trabajan con los migrantes. La conclusión fue que tenía que dedicarme a los jóvenes, a los hijos de los migrantes, porque la familia migrante llega y el papá y la mamá salen a trabajar todo el día y dejan a los niños y jóvenes solos. Entonces nos dedicamos a ellos, por esa razón es que empezamos a hacer trabajos en toda la periferia, nos han criticado mucho en el centro indicando que no hay obras de impacto, nos decía Pica Lema creo y ahora me preguntó ¿Cuántas obras de impacto hizo él?.

EN.- La falta de obra de impacto ha sido prevalente. ¿Cuál es la visión de futuro que ha proyectado sobre Tarija?

OM.- Nosotros si hemos hecho obras de impacto en sentido de construir ciudad, Tarija es la ciudad que tiene menos inseguridad ciudadana, es la ciudad que tiene la mejor infraestructura, a nivel nacional, para la Policía Boliviana, en Tarija no hay pandillas, hay grupos de jóvenes operando, pero no hay los problemas que tiene Sucre, Santa Cruz o el Alto. ¿Y eso por qué? Porque se ha hecho un trabajo con los jóvenes, se les han dado pertenencia de sociedad  a través de los 14 centros de capacitación técnica, a través de los 100 profesores de deportes que tenemos en todas las disciplinas, de los profesores de canto y baile, a través de la Dirección de Deportes y la Dirección de Culturas que apadrinan todos los eventos que se realizan en las asociaciones, barrios,  parroquias y escuelas, de manera que la gente siente el apoyo de la Alcaldía. En mi criterio, ése trabajo es la mejor obra de impacto que hemos hecho.

Que la gente nos pide obras de cemento, bueno ahora lo estamos haciendo, tenemos más de 110 obras grandes, todas las postas de salud nuevas, que durarán unos 50 años, el mercado central nuevo, tenemos como 15 obras deportivas grandes, la piscina, los autódromos, los gimnasios múltiples, la pista para skate, la Bombonera, en fin 120 obras aproximadamente que van a significar más de 1.000 millones de bolivianos de inversión. Tenemos una ciudad que la estamos proyectando para los próximos 50 años, en temas de infraestructura, ya no va ver necesidad de hacer grandes esfuerzos, sólo mantenimientos y ampliaciones. Queda pendiente las infraestructuras para agua potable y alcantarillado, un desafío que los asumiremos desde este año, yo no creo que vaya a funcionar lo de Laderas Centro, porque es un proyecto que socialmente no está resuelto, técnicamente es muy difícil resolverlo a no ser que se gasten millones y millones de dólares, y económicamente es insostenible para cualquier operador. Por eso es que creemos que se debe pensar en otras modalidades en las que vamos a empezar a trabajar.

EN: En este plan que usted menciona, ¿en qué queda la preservación del medio ambiente y las áreas verdes? De un tiempo a esta parte la situación ha sido crítica por la contaminación del río Guadalquivir, la falta de parques urbanos como los que tiene Santa Cruz y La Paz. 

OM: El principal problema de contaminación que tenemos aquí es la contaminación del río Guadalquivir y por las quebradas que tenemos, y esa contaminación viene por las aguas servidas. Ustedes conocen que la administración de agua potable está concesionada a Cosaalt, mucha gente le reclama a la Alcaldía, pero nosotros no estamos a cargo del agua potable y el alcantarillado. Ahora con la nueva ley ya podemos empezar a intervenir en eso y ya me reuní como el Ministro de Medio Ambiente y Agua para hacer conocer que la Alcaldía de Tarija quiere hacerse cargo.

El problema de los árboles, se nos han hecho críticas por quitar algunos árboles que no deben estar en el centro, que necesitamos quitar porque no son árboles ornamentales, son árboles que tienen que estar en plazas, parques o bosques, pero nunca en las aceras. Nosotros estamos quitando esos árboles y vamos a reponerlos por otro, pero nadie le puede decir a la alcaldía que no cuida el medio ambiente. Nosotros cada año ponemos entre 10 y 15 mil árboles. Hemos pasado de tener 30 hectáreas de áreas verdes, cuando nos hemos hecho cargo de la alcaldía, a tener 900 hectáreas. Parques, todos los barrios tienen sus plazas. El próximo año vamos a entregar unos siete u ocho parques grandes, entre ellos, el Parque Urbano Central de Las Barrancas que es de 40 hectáreas, que sin duda será uno de los más grandes de Bolivia.

EN: Para finalizar y en base a la coyuntura, a este problema que se ha dado entre algunas autoridades con los medios de comunicación, como alcalde ¿cómo ve esa relación medios de comunicación y autoridades?

OM: Hay que lamentar, no me parece bien la forma en que actuó la gobernación. Yo me quedo con un dicho que leí hace muchos años, cuando estaba por entrar a la política, “político que se queja de la prensa es como marinero que se queja del mar”. Político que no quiere que lo ataque la prensa, no da para político.

La prensa a veces te ayuda, sin que uno lo pida, a veces te ataca sin que lo provoques, y es como el mar, que a veces te lleva a buen puerto y en otras ocasiones te puede llevar a un puerto que nunca pensaste anclar.  En todo caso, lo de la gobernación no creo que sea algo premeditado, yo creo que es parte del desorden, de la desorientación, de la falta de claridad que está reinando allá, donde cada uno hace no sé si lo que puede, pero si lo que quiere.


DESTACADOS

“Aquí nosotros en vez de aprovechar la plata en proyectos de industrialización del gas, o en mejorar el nivel de producción, lo estamos malgastando. Y si no hacemos un quiebre, los efectos van a ser muy lapidarios”.

“En la administración del gobierno departamental, sencillamente se puede ver que allá cada uno hace lo que puede o lo que quiere”.

El Nacional: ¿Usted será candidato a gobernador?

Oscar Montes: Me lo estás preguntando hoy día y yo te respondo, quiero irme a mi casa a descansar un poco, a recuperar el tiempo que perdí con mi familia y a dedicarme a hacer algunas cosas que he dejado de hacer hace mucho tiempo, como estudiar u ocupar más tiempo para leer. Eso te respondo hoy día. No sé lo va a pasar de aquí en un par de años, o tal vez antes, porque también no sabemos qué va a pasar con las elecciones, me da la intuición de que van a adelantar las elecciones o van a tener que retrasar la de Presidente. Pero yo creo que eso es algo muy confuso, muy temprano para decir qué es lo que va a pasar.

Lo natural, si es que quiero seguir en la política, es que vaya para la gobernación, eso sería el paso más natural. Aquí ya estoy  15 años, ya es bastante tiempo y ya he hecho todo lo que yo puedo aportar. Y creo que hay otra gente que puede seguir aportando, tal vez mejor que yo, por lo tanto lo que si tengo claro es que mi ciclo aquí en la alcaldía está llegando a su fin. ¿Qué es lo que viene a continuación? No tengo idea.

EN: ¿Pero ha habido un acercamiento entre UNIR y el MAS? 

OM: Mire yo no sé ni siquiera quién es el jefe del MAS en Tarija, yo no sé si existe el MAS en Tarija, si existe como partido, si tiene oficinas, no tengo ni idea. Lo que nosotros hemos hecho es acercarnos con todas las autoridades que nos permitan trabajar, me acerqué para trabajar con Mario Cossío, como lo hice con Lino Condori, me tocó trabajar con Sánchez de Lozada, con Carlos Mesa, me tocó trabajar con Hugo Banzer, con Tuto Quiroga, con Eduardo Rodríguez y me tocó trabajar con Evo Morales. Pero no por eso yo me volví del MNR, ni de AND ni de nada, me tocó trabajar con ellos.

En mi criterio, si es que quiere un criterio político, lo que hemos formado aquí, que es la agrupación UNIR, habría que intentar mantenerla, pero solos. Por lo que yo charlo con mis compañeros, ninguno tiene pretensiones más allá de lo local, por lo tanto no habría la necesidad de aliarse.

Lo que hemos hecho aquí, sin mayores ambiciones, lo podemos replicar avanzando un poquito, pero no creo que tengamos planes para hacer alianzas con partidos de carácter nacional, eso está descartado una alianza con el MAS o con cualquier otra agrupación.

EN: ¿Le ha venido a buscar Roberto Ruiz?

OM: No, no, con Roberto, la última vez que nos hemos reunido, hemos hablado del tema de las lagunas de oxidación. Yo tengo entendido que Roberto tiene un compromiso con el MAS, sé que él es de Dignidad y por lo que conozco a Roberto, habría que pasarle a pregunta a él, si yo puedo presagiar algo de Roberto, es que va ser leal y se va quedar con la gente que está ahí.

EN: ¿Ha recibido invitación del propio Evo Morales?

OM: No, el presidente Evo, en broma o en serio, me ha dicho “cómo es, cuándo vas a jurar al MAS”, me insistía mucho, hace mucho tiempo. Pero así de sentarnos un día y hablar de pasar a su partido, no, nunca hubo una charla seria.

El Nacional

No hay comentarios

En este espacio usted puede incluir su comentario o punto de vista. Guarde el respeto y la tolerancia debida. Los comentarios que tenga insultos, contexto de racismo e improperios serán eliminados.