Header Ads

Danza cultura y folklore, son palabras que se reiteraron en Entrada Universitaria

Hubo gente que se fue caliente de la Entrada y no precisamente por el calor de la jornada, sino porque sólo llegó a ver de dos  a tres agrupaciones por el retraso de este evento, pues estuvieron en el lugar antes del mediodía reservando lugares, previendo que iniciaba a las 14:00, cuando en realidad comenzó a las 16:30 con  prolongados intervalos entre un grupo y otro.   


La octava entrada universitaria empezó con un retraso que sobrepasó las dos horas, pues estaba prevista para las 14:00 y el primer grupo de danzarines apareció a las 16:30, existiendo largos espacios de tiempo entre cada agrupación que eran de media hasta una hora; sin embargo, conforme avanzaba la tarde fueron más seguidas las presentaciones y hubo más colorido, lo que también incrementó notoriamente el número de espectadores que en un principio era reducido, al notarse una buena cantidad de butacas vacías.

Pese a que durante la semana hubo una fuerte campaña de parte de las autoridades para evitar el excesivo consumo de bebidas alcohólicas durante este evento, los comerciantes no dudaron en poner sus puestos de venta de cerveza, vino y fernet. También las tiendas contiguas a la avenida Víctor Paz Estenssoro ofrecían este tipo de productos, ante un control casi nulo de la Policía. 

“Con tan larga espera, hasta se justifica la venta de cerveza, sino, uno no sabe qué hacer, si te das cuenta citaron para las dos de la tarde, ya son las cinco y apenas apareció un grupo”, relató un hombre, cuando la periodista trataba de hablar con una vendedora ambulante. 


Los lugares donde hubo mayor consumo de bebidas alcohólicas fueron en la plaza Uriondo y en inmediaciones del puente San Martín, donde se aglomeraban grupos de jóvenes, tanto danzarines como espectadores.


El control policial fue mínimo, incluso habían grupos de personas consumiendo bebidas alcohólicas frente al edificio del Comando Departamental de la Policía, el número de guardias municipales también era reducido, los mismos que fueron sobrepasados por los vendedores ambulantes, mientras la seguridad privada de la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho sólo se encargo del resguardo del palco oficial. 


A diferencia de los responsables de seguridad, el personal de la Entidad Municipal de Aseo de Tarija, EMAT, sí cumplió con su compromiso de mantener limpio el trayecto de los danzarines, en cada sector había una barrendera con su respectivo basurero, que tras el paso de las agrupaciones ingresaban al carril central de la Av. Víctor Paz a limpiar.  


En el único carril habilitado para el tráfico vehicular de la Av. Víctor Paz hubo un congestionamiento, pese al esfuerzo realizado por oficiales de la Unidad Operativa de Tránsito que se apostaron en las rotondas del puente San Martín, en la Fuente de los Deseos y la del Chorolque. 

La danza que abrió la Entrada Universitaria fue una estampa chapaca de la carrera de Medicina y le siguieron otras nacionales, según el cronograma de participación.


Con color, belleza y creativas coreografías, danzaron más de cinco mil estudiantes de la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho, UAJMS, además de los invitados de la Universidad Católica San Pablo Tarija y la Universidad Privada Domingo Savio, UPDS, esta última incluso tuvo dos agrupaciones de sus sedes en Potosí y Cochabamba, todos los estudiantes invitados de las casas superiores privadas bailaron caporales. 


La entrada universitaria 2013 denominada ‘Integrando Bolivia con danza música y folklore desde la chura Tarija, convocó a 48 grupos danzantes.


En el palco oficial estuvo el rector de la UAJMS, Marcelo Hoyos Montecinos, el presidente del Concejo Municipal, Rodrigo Paz Pereyra, asambleístas departamentales, concejales, la ‘moza más chura’, Yoselin Terrazas, el presidente de la FUL, Osmar Rodrigo Palenque, docentes, como integrantes del jurado calificador que decida cuál fue la mejor presentación para hacer la entrega posterior de un premio económico. 


Presentaciones


Cada carrera participante presentó dos estampas, una local y otra nacional. Entre las locales resaltaban la cueca tarijeña, chacarera, los matacos, rueda chapaca, atico, entre otros.
De los bailes nacionales el más común fue el de caporales, también pudo verse tinku, morenada, taquirari, kallawayas, tobas y saya afroboliviana. 


La organización para apurar el paso de las agrupaciones usó banderas de color verde, amarillo y rojo. La primera como advertencia, la segunda para hacerles entrever que podían ser castigados y la tercera que al ser levantada al paso de los bailarines significaba una sanción que les podía reducir puntos en la clasificación final. 


“Apurando el paso”, decían los organizadores a los bailarines que estaban concentrados en sus presentaciones, cuando en realidad la prolongación del evento era más responsabilidad de la misma organización que de los participantes que sólo seguían su coreografía conforme habían ensayado durante un mes.  


La mayor parte de los participantes no dejó de bailar en todo el trayecto, siendo reconocidos por el público que estaba en el lugar, a excepción de unos 5 a 6 grupos que sólo demostraron lo mejor de sí al llegar ante el palco de honor. 

Claro ejemplo de esta situación es lo que pudo verse con una de las agrupaciones de la UPDS, que al momento de hacer su paso del puente San Martín hacia la Fuente de los Deseos, muy poco de baile demostró a la gente que estaba apostada en la zona, parte de sus integrantes se ocupaban de tomarse fotografías, otros sólo esperaban parados que avancen las agrupaciones de adelante, e incluso en un momento, su banda dejó de tocar sus respectivo instrumentos, siendo prácticamente atropellados por los representantes de la UPDS de Potosí que al contrario, no dejaban de bailar, gritar y hacer sus coreografías. 


Los caporales ingresaban acompañados por el fuerte sonido de los petardos que le daban mayor fuerza a su presentación. 


Al pasar la agrupación citada, ingresaron los alumnos de la carrera de Idiomas con una estampa chaqueña, el público al ver el despliegue de los jóvenes no dejó de aplaudir a su paso, más atrás apareció con los paraguas en manos otro grupo de dicha carrera con la danza de las kallawayas, siendo uno de los que más llamó la atención. 


Los alumnos de Entre Ríos también hicieron una buena presentación de lo que es la fiesta de la Virgen de Guadalupe con la demostración de las guerrillas de los indígenas, debidamente disfrazados peleando con látigos en sus caballos en una clara muestra de destreza.


Resaltaron también las bandas de música, cuyos integrantes armaban interesantes coreografías con sus instrumentos, todos debidamente uniformados y algunos platilleros con curiosos cascos en la cabeza. 


Los docentes participaron de este evento bailando junto a los alumnos o en el caso del decano de Odontología, Carlos Kuncar Justiniano, quien con su camisa de chapaco, por esta vez dejó su cargo de lado para convertirse en el “refresquero” de sus alumnos, acompañándolos a lo largo de su trayecto, viendo que todos estén debidamente hidratados. Esta Facultad presentó dos estampas, una tarijeña y otra de saya afroboliviana. 


Con teatralización ingresaron los alumnos de Petroquímica de Villa Montes, cuando bailaron el tinku, quienes además de los fuertes aplausos hicieron reír con una buena presentación al público.  


Las fallas de este evento estuvieron en el retraso en su inicio y el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, pero, no taparon el esfuerzo de estudiantes y docentes que mostraron a las personas que se dieron cita en la Av. Víctor Paz y las que siguieron el mismo por el canal universitario, una síntesis de la cultura y diversidad de Bolivia. El evento continuó hasta el cierre de edición pasada la medianoche.

Alquiler de sillas

Aprovechando este evento, hubo comerciantes y vecinos de las zonas aledañas por donde pasaban los grupos de baile, que alquilaron sillas desde el precio de 10 Bolivianos, mismo que iba subiendo hasta 20, dependiendo la ubicación. Más cerca de la tarima el costo se elevaba.

No hay comentarios

En este espacio usted puede incluir su comentario o punto de vista. Guarde el respeto y la tolerancia debida. Los comentarios que tenga insultos, contexto de racismo e improperios serán eliminados.