Header Ads

En dos meses Tarija registró 8 casos de violación a menores

¡Salgamos por ahí!¡Vamos a pasear!¡Salgamos un rato!¡Quieres tomar una sodita!¡Una cervecita!¡Un vinito!, esas son algunas de las frases que continuamente son utilizadas por los adolescentes, jóvenes y adultos, para invitar a salir a una menor de edad a consumir bebidas alcohólicas, y en reiteradas ocasiones, esas invitaciones terminan con delitos de violación o abuso deshonesto.
En los dos últimos meses del presente año, en el departamento de Tarija se suscitaron ocho casos de vejámenes sexuales cometidos contra  menores de edad.

Uno de los casos que más alarmó ocurrió en la localidad de San Lorenzo, donde seis personas abusaron de una menor de 16 años. Otro hecho ocurrió en la localidad de Chimeo, de la provincia Gran Chaco, donde también seis sujetos abusaron de una menor de 15 años.


En ambos casos, los “amigos” sacaron a las víctimas  a tomar bebida alcohólicas hasta que perdieron el conocimiento, luego de ello procedieron a abusarlas sexualmente. Esta práctica es considerada por la Fiscalía como premeditación.

En la División del Menor del Ministerio Público, encabezada por el fiscal Daniel Lobos, se atendieron varios casos con similares características. La autoridad considera que en Tarija se está dando el fenómeno de consumir alcohol para luego abusar.

“Es preocupante lo que está ocurriendo, es cierto que este fenómeno de libar bebidas alcohólicas con un amiga o una menor, tiene como objetivo final de cometer una violación en su contra—dijo Lobos—una gran parte de estas personas son los mismos amigos, los conocidos y donde muchas veces la víctima es menor de edad”.

La autoridad no quiso precisar datos, explicando que cuando se dan este tipo de situaciones, la Fiscalía procede con la imputación de la persona siempre y cuando se tengan los elementos suficientes de que hubo una violación.

La depredación sexual, un delito

El asesor Legal de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia Juan José Torrez, quien tiene a su cargo la investigación de cuatro hechos de violación a menores, que fueron incitadas a consumir alcohol para luego ser abusadas, explicó que son depredadas de diferentes formas.

“Uno de los factores son por amigos no corrientes y estos se consiguen a través de varios medios. Uno de los principales es a través de la redes sociales se hacen amigos, se les invita a salir, luego a beber y es ahí donde cometen las violaciones—dijo Torrez—otro lugar es en los barrios, en dos o tres salidas a las canchas se hacen amigos y comienzan las invitaciones mezcladas con consumo de alcohol y finalmente en los colegios”.

Las víctimas que son incitadas a consumir bebidas y a aceptar invitaciones de salidas, oscilan entre los 13 y los 18 años en el caso de las mujeres, los incitadores en ocasiones son de 16 años en adelante.

“Cuando ocurren las violaciones, muchas veces pasa que la víctima no recuerda dónde ocurrió o no sabe quién abusó de su persona, eso nos pone en dificultades y ante ello debemos indagar más—explicó Torrez—en cambio cuando tenemos a alguien identificado o sabemos por lo menos donde ocurrió, inmediatamente se logra dar con los autores”.

Añadió que muchas veces los testigos o amigos que acompañaron a la víctima a consumir bebidas alcohólicas o que conocen algo del caso, se niegan a colaborar en el esclarecimiento de los casos.

El Nacional

No hay comentarios

En este espacio usted puede incluir su comentario o punto de vista. Guarde el respeto y la tolerancia debida. Los comentarios que tenga insultos, contexto de racismo e improperios serán eliminados.