Header Ads

¿Todo en familia? Tío supervisa a sobrino en vía Bermejo – San Antonio

La sombra del fracaso vuelve a sobrevolar una de las obras estrella de la administración del gobernador Lino Condori, y es que diferentes denuncias recibidas en este medio de comunicación cuestionan la adjudicación de la vía Bermejo – San Antonio, donde se podrían haber producido diferentes omisiones irregulares con la Ley vigente, en particular respecto a la relación de parentesco entre los constructores y los supervisores de la obra. Los diferentes abogados consultados pidieron tiempo para comprobar si esta situación contraviene la Ley, sin embargo, si señalaron que es una acción cuestionable desde el punto de vista ético.
¿Todo en familia? Tío supervisa a sobrino en vía Bermejo – San Antonio

Cuestión de parentescos
 
El 21 de diciembre de 2012, el entonces director administrativo del Servicio Departamental de Caminos (Sedeca), Walberto Márquez Caliba, adjudicó la licitación Construcción de asfaltado camino tramo vial Caraparí – El Cajón, Bermejo, subtramo Colonia Linares – Puente San Telmo – Puente San Antonio” a la Asociación Accidental San Antonio por 192 millones de bolivianos y un plazo de ejecución de 24 meses desde la entrega de la orden de proceder, misma que se firmó el 13 de marzo de 2013.

Antes, el 8 de noviembre de 2012, Márquez Caliba ya había adjudicado la revisión, validación de estudio y supervisión de la obra a la única proponente, la Consultora MTCB Consultores Asociados S.R.L por 12.900.000 bolivianos.

La empresa Incico SRL de Vito R. Blacud Martínez capitanea la Asociación Accidental San Antonio, adjudicataria de la construcción, mientras que René Martínez Paz es el representante legal de MTCB Consultores, identificado y autorizado para la supervisión de esta obra. El parentesco entre ambos, algo de dominio público en Tarija, no fue tomado en cuenta por el Servicio Departamental de Caminos ni considerado como causal de renuncia por los adjudicatarios que a la fecha trabajan en la misma.

D.S. 181

El Decreto Supremo 0181 de Evo Morales Ayma, que regula las Normas Básicas del Sistema de Administración de Bienes y Servicios, señala entre sus principios rectores la “Buena Fe. Se presupone el correcto y ético actuar de los servidores públicos y proponentes”, mientras que en sus artículos posteriores establece impedimentos para participar en licitaciones públicas y conflicto de intereses. En el epígrafe f del artículo 43 señala: “cuyos representantes legales, accionistas o socios controladores tengan vinculación matrimonial o de parentesco con la MAE, hasta el tercer grado de consanguinidad y segundo de afinidad, conforme con lo establecido por el Código de Familia”. Mientras que en el artículo 44 señala que “Las personas naturales o jurídicas, en forma asociada o no, que asesoren a una entidad pública en un proceso de contratación, no podrán participar en el mismo proceso bajo ninguna razón o circunstancia” y “La persona natural o jurídica o sus filiales, contratada por la entidad convocante para proveer bienes, ejecutar obras o prestar servicios generales, no podrá prestar servicios de consultoría respecto a los mismos o a la inversa”.

El Nacional

No hay comentarios

En este espacio usted puede incluir su comentario o punto de vista. Guarde el respeto y la tolerancia debida. Los comentarios que tenga insultos, contexto de racismo e improperios serán eliminados.