Header Ads

Todos Santos congrega hoy a la familia tarijeña ante el recuerdo de los seres queridos

Desde las primeras horas de la mañana y durante todo el transcurso de la jornada la población tarijeña se presta a revivir sus tradiciones visitando a sus seres queridos en el cementerio, la última morada para todos.  En este día religioso muchos se disponen a revivir la memoria de aquellos que partieron, los familiares llevan flores, arreglan los nichos, rezan y conversan recordando aquellas vivencias que tuvieron con ese ser amado que partió a mejor vida.
Todos Santos congrega hoy a la familia tarijeña ante el recuerdo de los seres queridos

Si bien para muchos la pérdida aún latente les produce dolor, para otros resulta valorable el poder unir a toda la familia para compartir un momento de evocaciones, es así que visitando el cementerio encontramos varias pistas que dan testimonio de la vida de aquellas personas que partieron primero, desde poemas hasta pequeños presentes.

Sin duda es conmovedor ver las tumbas de los niños que son adornadas no sólo con flores, se les pone peluches, sonajeras, juguetes como carritos y muñecas, una gaseosa o algún dulce, en tanto en los nichos y tumbas de los mayores se dispone la decoración florar con alguna vela o vaso de agua.
Propios y extraños pasean por los pasillos del Cementerio General de Tarija mirando con detenimiento esas imágenes que nos hablan de los que estuvieron en vida, la mayoría al reconocer a algún conocido detiene la marcha para rezar un Padre Nuestro y un Ave María porque así lo aprendieron y como fieles cristianos deben respetar a los muertos.

Oraciones para muertos

Un ejemplo digno de devoción lo brinda la señora Josefa Miranda viuda de Vargas, ama de casa de 62 años,  una tarijeña muy carismática pero sobre todo muy compasiva, ella tiene por costumbre no sólo visitar a su fallecido esposo, sus padres, abuelos y algunos tíos, además lleva flores a aquellos nichos que ve abandonados pues su deber cristiano la impulsa a dejar también oraciones para esos difuntos que por diferentes motivos no son visitados en esta fecha.

"En Todos Santos se debe llegar con respeto al cementerio y entendiendo sobre todo, ya que la vida nos encamina a todos al mismo destino, muchos ya no tienen quién los recuerde y son llevados al campo santo dónde también debemos llegar con oraciones, ofrendar unas flores por el alma de esas personas; es un deber cristiano", aclara.

Pero además doña Josefa cuenta que el día 2 de noviembre prepara la mesa de los Fieles Difuntos y desde temprano hace una gran comida porque toda la familia se reúne en casa para recordar a Mariano, esposo y padre que partió a mejor vida hace 9 años.

"El mantel blanco, la fotografía de mi esposo y la de mis padres, claveles blancos, rojos, velas y el vino tinto, el chancho a la olla, el picante mixto y la torta de frutilla con crema que eran sus favoritas, luego de rezar al medio día todos nos sentamos a la mesa para compartir en familia", describe.

Recibiendo a las almas

El visitar el cementerio para limpiar los nichos y poner flores es parte de la costumbre que en Tarija también contempla el preparado de alimentos, reposterías con masitas de maíz y trigo, hojarascas, además de la comida y bebida que le gustaba al difunto para recibir a la familia pero también se recibe  a los amigos que visitan en el hogar para unirse en oración por el recuerdo del fallecido.

El costumbrista Edmundo Ávila, mejor conocido como Cumpa Mico, asegura que esperar con la mesa lista al medio día del dos de noviembre, es un habito que mantienen muchas familias tarijeñas.
"Se comienza a preparar el recibimiento de las almas que vienen a la casa y se pone todo lo que le gustaba, comida, cigarros, coca, bebida, se espera hasta las doce que es cuando se van las almas y vienen los vivos a comerse todo lo que dejaron, normalmente se embriagan un poco para comenzar a alabar, pese a todos los defectos, a esa persona fallecida porque en ese día todos son santos", comenta.

El costumbrista describe estos días con tres etapas, una de difuntos, otra de almas y de Todos Santos donde comienza además la parte folclórica, sobre todo en el campo, lugar donde la copla y tonada melancólica es infaltable.

"Que bien me dijo mi mamá cuando te mueras sabrás, andarás de puerta en puerta... a que puerta llegarás, son coplas tristes que en Tarija se interpretan en Todos Santos como parte de la celebración pagana folclórica, donde se invita a los amigos comida y cariño, se festeja de esta forma necesariamente en tiempo de las almas", explica.

Llamado a la santidad

En Todos Santos el primero de noviembre la Iglesia católica hace memoria a todos los santos vivos y ausentes ya que todos somos llamados a la santidad por el bautizo y consiste en seguir el ejemplo de Jesucristo haciendo el bien, dando palabras de consuelo, estando a lado de los pobres y necesitados,  explica el sacerdote Vicente Castedo.

El 2 de noviembre es de Fieles Difuntos en conmemoración  a todos los fallecidos, sean cristianos o no, se los recuerda con cariño porque presidieron. "La Iglesia cristiana recuerda que nuestros seres queridos no se quedaron en la tumba sino que están con Jesús,  nuestra esperanza es la resurrección y no la tumba por lo que no debemos recordarlos con dolor ya que nuestros seres queridos están en la gloria del padre", afirma.

La fiesta de Todos Santos dentro del sincretismo cultural es donde se comparte comida y masitas para esperar a las almas, es un momento de compartir, de amistad, espera y dialogo en familia donde se reúne la gente para vivir su fe y recordar a sus seres queridos.

"Este es un momento de vivencia familiar y comunitaria nuestro esperanza no está en la tumba. Jesús ha resucitado y dice 'el que cree en  mi vivirá para toda la vida' que nuestra vida sea perdurable en la memoria de nuestros seres queridos pero sobre todo que sigamos el ejemplo de Jesús y pasemos haciendo el bien a todos", fueron las palabras de reflexión para la población tarijeña.

Asimismo el sacerdote anglicano, Walter Toro, invitó al pueblo tarijeño a interpretar el sentido bíblico en que todos somos santos debido a la gracia de Dios en nuestras vidas por lo que en estos días se entiende como "momento de unión y comunión entre los que ya partieron y los que todavía están en camino a celebrar de una forma digna", dijo.

"Debemos agradecer por nuestros seres queridos que ya partieron a la presencia del Señor y pedir gracia para nosotros mismos para poder mantenernos en ese caminar hacia esta meta", manifestó.

El País

No hay comentarios

En este espacio usted puede incluir su comentario o punto de vista. Guarde el respeto y la tolerancia debida. Los comentarios que tenga insultos, contexto de racismo e improperios serán eliminados.