Header Ads

Mujeres del penal aguantan malos olores, infecciones y hacinamiento

En celdas de tres por tres, con basura acumulada en el patio, con un baño y una sola ducha, además de hacinamiento por no contar con varias celdas, así viven las 46 privadas de libertad de la cárcel de Morros Blancos. Exigen a las autoridades penitenciarias mayor atención.

Al igual que los varones, deben acostumbrarse al hacinamiento, a permanecer en las 15 celdas construidas solo para ese sector. Hasta cuatro y cinco internas deben acomodarse en las estrechas habitaciones carcelarias.
Mujeres del penal aguantan malos olores, infecciones y hacinamiento


El 80 por ciento de los colchones está en el piso, porque no hay espacio para colocar una cama o porque las reas no tienen recursos para comprarse una. A algunas internas sólo les alcanza para un pedazo de cartón y para dos frazadas para cobijarse.

En las celdas viven las mujeres embarazadas y algunas con sus niños con edades de dos meses en adelante.

Los baños carecen de higiene, pese a que hay turnos de limpieza. Para ingresar a los mismos deben turnarse y en alguna ocasión eso genera hasta disputas entre las recluidas. Lo mismo pasa con las duchas donde deben esperar para bañarse.

Rosmeri Payba es una de las internas que hace tres años está recluida dentro del penal y de forma preventiva, al igual que el 70 por ciento de sus compañeras, explicó que poco o nada cambió la situación de la infraestructura para el sector de las mujeres que deben conformarse con lo que hay.
“Lamentablemente no tenemos atención y las condiciones en las que vivimos es inhumano—dijo Payba—el baño es incipiente para la cantidad de mujeres, incluso algunas hemos contraído infecciones”.

Margarita P., otra de las internas, contó que existe peligro por el cableado que hay en las celdas y el baño.

“Cualquiera se electrocuta en este sector, además que cuando llueve nos inundamos—dijo—y como ven todas las paredes están rajadas y no hay campo para descansar”.

La representante del Defensor del Pueblo, Gladis Sandoval indicó que la situación de las mujeres se complica cada vez más, puesto que el espacio es cada vez menor para que las internas puedan vivir humanamente.

“Esperamos que a la brevedad posible se pueda designar a un representante de Régimen Penitenciario—indicó—pues son ellos quienes deben hacer gestiones para mejorar la situación de las internas que deben sobrevivir en estas condiciones”.

Añadió que existe la solicitud de que un profesional médico proceda a una revisión general de cada una de las internas, para ello se está gestionando la presencia de un ginecólogo que ayude médicamente a las privadas de libertad.

El Nacional

No hay comentarios

En este espacio usted puede incluir su comentario o punto de vista. Guarde el respeto y la tolerancia debida. Los comentarios que tenga insultos, contexto de racismo e improperios serán eliminados.