Header Ads

Proliferan prostíbulos clandestinos y aumenta peligro de contraer enfermedades sexuales

No es vocación ni por deporte como afirma mucha gente, el trabajo sexual es muy difícil”, aseguran las trabajadoras sexuales en Tarija que ven con preocupación la situación de inseguridad a la que muchas mujeres se ven obligadas a someterse en los locales clandestinos. Señalan que el problema aumenta con la proliferación de estos locales nocturnos, ya que contratan a mujeres para someterlas a situaciones de riesgo e inseguridad para ellas mismas. 
Proliferan prostíbulos clandestinos y aumenta peligro de contraer enfermedades sexuales


A esto se suma el peligro, de los clientes, de contraer enfermedades sexuales y luego propagarlas. El director del programa VIH-Sida del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Carlos Romero, dijo que en 2013,  se confirmaron 43 casos de VIH/SIDA en todo el departamento, los municipios con mayores casos fueron Yacuiba y Cercado.

Pero sobre la proliferación de estos locales clandestinos no sólo están preocupados los médicos o juntas vecinales, sino también lo está la institución que protege a las trabajadoras sexuales. De tal manera  la Organización Nacional de Activistas por la Emancipación de la Mujer (ONAEM) en Tarija ya emitió sus denuncias y se encuentra esperando respuesta para este 25 de febrero; pues la Fiscalía les aseguró contestarles sobre el asunto.

Una situación que ejemplifica el peligro que representan estos locales clandestinos para las trabajadoras sexuales,  se suscitó hace apenas un mes cuando en uno de estos locales clandestinos (en la calle La Paz y Circunvalación) ocurrió un ataque con arma blanca a una trabajadora sexual, la misma “por fortuna” pudo ser atendida a tiempo y salvó su vida.

Pero hace apenas una semana, en el mismo lugar, otra mujer fue casi apuñalada en el estómago, pero pudo escapar a tiempo escondiéndose detrás del mostrador para luego salir huyendo por la puerta principal de este local.

“El escape fue milagroso”, comenta la víctima  a El País ya que no recibió ninguna ayuda de los mozos, ni del propietario del lugar, quienes hicieron caso omiso a los gritos de auxilio, dejando a la mujer a su suerte y sujeta únicamente a su propia agilidad para salir corriendo y salvar su vida.

El caso se remitió a la justicia; sin embargo el local clandestino no cerró sus puertas. No se clausuró cuando se dio el acuchillamiento y mucho menos será cerrado por un intento fallido. Esta situación podría significar que estos locales clandestinos en Tarija funcionan a sus anchas y en tierra de nadie.

Locales legales y clandestinos

Con muchos años de funcionamiento en Tarija son cinco los locales legales que ofrecen atención de damas de compañía y de trabajadoras sexuales, éstos son: Caribe Show, Las Vegas, Zaraó,  Chicas de Oro y el más recientemente Cesar Palace.

Éstos brindan su servicio dentro del horario legal, es decir, desde las 19 horas hasta las tres de la madrugada y las trabajadoras sexuales son constantemente acreditadas con el control de sanidad correspondiente.

Pero el gran problema surge cuando estos locales legales cierran sus puertas en el horario establecido y es a partir de las 3 a 4 de la madrugada cuando comienza la atención en los locales denominados de “remate”, mismos que atienden sin ningún control de las autoridades y sin restricciones en la atención de bebidas alcohólicas, pues la “fiesta” suele prolongarse hasta las ocho de la mañana.

Los locales clandestinos se encuentran distribuidos en varias zonas de la ciudad, en la calle La Paz, avenida Circunvalación, en la calle San Bernardo y en la carretera al Chaco, principalmente.

Sin embargo, estos establecimientos pasan el control de cualquier autoridad pues incluso retiran los precintos de clausura o se anticipan a la redada policial para cerrar sus puertas hasta que los efectivos del orden hagan su recorrido, para luego continuar con su atención normal.

Así lo asegura la presidenta en Tarija de la Organización Nacional de Activistas por la Emancipación de la Mujer (ONAEM), Paolina Mendoza, ya que pese a las denuncias y muchos casos observados en la Fiscalía, las puertas de los locales clandestinos nunca se cierran y siguen proliferando los negocios de este tipo.

Suma un nuevo local nocturno

Hace apenas dos semanas se inauguró con gran publicidad e invitaciones en Facebook un nuevo centro nocturno llamado “La Oficina”, ubicado en la carretera al Chaco, barrio San Jorge, que incluye la atención de trabajadoras sexuales.

“No sabemos en qué condiciones se trabaja dentro de estos locales clandestinos y es preocupante no sólo para las compañeras sino también para el público en general que acude por servicio a estos lugares que no ofrecen ninguna garantía de seguridad ni de sanidad”, afirma Mendoza.
Los locales clandestinos abundan en Tarija y según afirma la presidenta de la ONAEM, son los dueños, que no tienen la documentación correspondiente, los que incurren en la ilegalidad y no así las trabajadoras sexuales que aclaran no ser clandestinas.

Inseguridad y miedo

Las trabajadoras sexuales que se amparan en la ONAEM se encuentran visiblemente preocupadas por las condiciones de inseguridad en las que sus compañeras ejercen dentro de los locales clandestinos.
“Mi preocupación no sólo es por las trabajadoras sexuales sino por todas esas personas que van a esos lugares donde todo puede pasar, la calle La Paz y avenida Circunvalación se convirtieron en el centro de la clandestinidad, cuando ven que las autoridades hacen su trabajo cierran pero cuando se van vuelven a abrir, sobrepasan a la autoridad y no respetan a nadie”, lamenta la presidente de la ONAEM.

El temor es grande pues el consumo excesivo y sin ningún control de bebidas alcohólicas hace de estos lugares el nido de cultivo de varios hechos delictivos, desde ataques contra la vida hasta atracos, robos y peleas.

Los “remates” de Don Carlos

Según menciona Paolina Mendoza, estos locales clandestinos que se abren en diferentes lugares y con diferentes nombres al parecer tienen algo en común y es que todos pertenecerían a un mismo sujeto al que sólo conocen como “Don Carlos”.

“Dentro de un local el dueño tiene que ser responsable de todo lo que sucede, además es la persona que debe hacer prevalecer el orden y mantenimiento; sin embargo sabemos que esta persona sin ninguna responsabilidad por la seguridad de nadie sigue abriendo locales en Tarija, cuando preguntamos quién es el dueño siempre es don Carlos”, lamenta la presidenta del ONAEM.
“A don Carlos sólo se le pide responsabilidad para cumplir con la seguridad porque no sabemos cómo ejercen el trabajo las compañeras que acuden a estos locales, no podemos ni imaginarnos en qué condiciones  y tampoco sabemos si realizan el control de salud”, añade.

Proliferación de
enfermedades sexuales

La ignorancia es abusiva predica una frase; sin embargo toca reflexionar a aquellas personas que gustan asistir a locales clandestinos de remate sin tener responsabilidad sobre su propia  salud; pues acudiendo a lugares ilegales ponen en riesgo su vida en una noche de fiesta y de excesos.
Las enfermedades sexuales son varias pero la que está teniendo gran presencia en el departamento es el SIDA.  En 2103 se confirmaron 43 casos de SIDA y en 2014 ya van tres casos confirmados.

Con muchos años de funcionamiento en Tarija son cinco los locales legales que ofrecen atención de damas de compañía

El lado oscuro de la tierra del gas

Este es el lado oscuro de Tarija. Pareciera que a medida que se incrementan los ingresos por regalías hidrocarburíferas, también prolifera sin control la apertura de locales nocturnos clandestinos en los que quedan atrapadas universitarias y colegialas. Muchas de ellas le dijeron a El País que lo hacen por necesidad, “por pobreza”.

¿Pero no es que Tarija es la zona más rica en recursos económicos del país? Según fuentes oficiales, la cantidad de dinero que circula en la región, proveniente de las regalías e impuestos por la riqueza energética, hace de Tarija una de las zonas más caras del país. La contradicción parece evidente, más aún cuando en los últimos años los hechos delictivos se han disparado en número, al igual que el comercio de droga y ahora de sexo.

El País

No hay comentarios

En este espacio usted puede incluir su comentario o punto de vista. Guarde el respeto y la tolerancia debida. Los comentarios que tenga insultos, contexto de racismo e improperios serán eliminados.