Header Ads

Los mini productos de Santa Anita se encarecen con los años

El intenso frío, registrado la mañana del sábado 26 de julio, no opacó el inicio de la tradicional festividad de Santa Anita. Pero tampoco congeló los precios de algunos mini productos que cada año se ofrecen en la conocida “calle ancha”.

En años anteriores, los precio de los mini productos comestibles oscilaban entre uno a cinco bolivianos, el más caro, pero en la actualidad ya casi no se hallan productos de un peso.

En cambio se encuentran aquellos que cuestan hasta por encina de los 30 bolivianos, especialmente las tortitas.


A este cambio en el costo, el presidente del Concejo Municipal, Rodrigo Paz Pereira dijo que los costos suben en todos ámbitos y que no es una excepción la fiesta de Santa Anita. Sin embargo, recalcó que lo importante es el valor cultural y familiar que no ha perdido la festividad.

“Antes te comprabas con un boliviano cinco panes, ahora solo compras un pan. Esto se debe a la injerencia del mercado, que se está sintiendo más en todos los ámbitos”, indicó.

Participación infantil 

La calle Cochabamba se vio repleta de niños, los que vendían sus pequeños productos y los que junto a sus padres visitaban la feria. Los expositores estaban vestidos de cocineritos, chapaquitos, chaqueñitos y algunos hasta estaban disfrazados de súper héroes.

La Alcaldía Municipal también tenía sus pequeños ayudantes. Cebritas, mini policías municipales y mini intendentes recorrían las distintas calles y visitaban los puestos de comida, realizando su respectivo control o simplemente para poder conversar con otros niños y comer su platos miniatura.

Otro aspecto que trató de rescatar el Gobierno Municipal fue el intercambio de productos por botones. La oficial Mayor de Cultura, Cira Flores explicó que con esa actividad la municipalidad pretende recuperar la tradición con la cual nació la fiesta de Santa Anita, la del trueque de un plato de comida por un botón de concha.

El aporte de las instituciones sociales  

En la festividad de Santa Anita no faltó la Defensoría del Pueblo y el Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges), que mediante juegos y regalos enseñaban a los niños sobre sus derechos y obligaciones. La Directora del Sedeges, Noemí Sardinas explicó que cada año participan con un stand, para poder enseñar a los niños mediante juegos lúdicos, videos interactivos y premios sobre sus derechos y los peligros que los rodean. “Cada año tenemos una temática en especial, para este año es el bullying”, dijo.

El Nacional

No hay comentarios

En este espacio usted puede incluir su comentario o punto de vista. Guarde el respeto y la tolerancia debida. Los comentarios que tenga insultos, contexto de racismo e improperios serán eliminados.