Header Ads

La ciudad de Tarija busca ser capital de los lapachos

La ciudad de Tarija podría ser considerada la capital de los lapachos. Así lo manifestó el jefe de conservación del Ornato Público de la Alcaldía, David Torres Cortés, ya que los vecinos de los barrios han solicitado que se planten más lapachos porque sus flores son pintorescas.

La ciudad de Tarija busca ser capital de los lapachos
Embellecen la ciudad

El Jefe de Conservación del Ornato Público señaló que se están plantando árboles en los barrios y parques para embellecer la ciudad. Explicó que de 10.000 árboles que se plantaron, desde marzo, el 70 por ciento son lapachos.

Los lapachos son árboles que tienen una altura de 15 a 20 metros. Es un árbol que bota sus hojas en otoño e invierno. Florece, antes que salgan sus hojas, en julio y agosto, según explicó el ingeniero forestal, Gilberto Varas.

Varas recordó que hace 20 años, en Tarija, se plantaron los lapachos que recién empezaron a florecer este año,  debido a que esa especie, hasta los 15 años recién florece. 

La plantación de esta especie forestal se la debe realizar en aceras anchas o jardines para no perjudicar el tendido de cables de electricidad u otros servicios, porque son altos. También se debe recoger sus hojas para no obstruir los canales de los desagües o alcantarillados, en caso de que estén cerca de las aceras.

El Jefe de Conservación del Ornato Público manifestó que se hacen estudios para la plantación de los lapachos para no tener que removerlos, por ello se busca identificar  en qué tipos de área se pueden plantar las especies como los arcas, tipas, ceibos molles y  cítricos.

Los lapachos

Varas explicó que los lapachos son árboles nativos de Bolivia y Sudamérica. Se caracterizan por crecer en zonas lluviosas y a temperaturas elevadas como en la región de Bermejo, Yacuiba y Caraparí. Hay lapachos rosados, amarillos, blancos. También hay en Chuquisaca y en Santa Cruz, donde se lo conoce como tajibo. Además que los lapachos amarillos son susceptibles en la temporada de helada porque afecta en su floración y como la flor es el fruto no se puede cosechar la semilla.

Plantaciones

La autoridad de Ornato Público explicó que se hizo la reforestación desde el 15 de agosto.

Actualmente se realizó este trabajo en la nueva Terminal de Buses con la colocación de 100 plantas y en Morros Blancos se plantó 40 plantas a petición de los vecinos, para formar áreas verdes.

En cuanto al riego de los árboles, lo realizan una vez a la semana mediante el uso de cisternas con  agua del río, esto por la época de estiaje. “Desde las seis de la mañana hasta las 9 de la noche tratamos de favorecer todo este trabajo”, dijo Torres.

En cuanto a la temporada de invierno, se hacen trabajos de protección por lo que protegen  a las plantas pequeñas con papel para amortiguar el efecto del frío, porque a veces, las inclemencias del tiempo son severas.

Capacitación

Para mantener el estado de las plantas en los barrios, Torrez indicó que se capacita a los vecinos para orientar sobre la manera de plantar árboles y los cuidados que se deben hacer. “Hay muchos vecinos que colaboran regando a las plantas con un balde de agua”.

Pero también hay malos vecinos que destruyen, esto sucede especialmente en el área periférica. En ese sentido, la autoridad recomienda a la población coadyuvar en el cuidado de las plantas porque hay multas.

Las sanciones se dan cuando podan árboles sin autorización, la sanción es de un mil UFV. En cuanto a derribar plantas la multa es de tres mil UFV. La cotización de la UFV es de 1,98 bolivianos.

El biólogo Donovan Osorio dijo que Tarija posee un patrimonio de árboles amplio. Por esa razón, se debe evitar “reponer” árboles, es decir, “si ya está el árbol sembremos más, pero no porque hayamos cortado, nosotros no tenemos que dominar a la naturaleza sino  adaptarnos a lo que ya tiene”.

Especies nativas ayudan al ecosistema

El biólogo Donovan Osorio manifestó que existe una gran ventaja si se reforesta con especies nativas como ceibos, tipas, jarkas, chañares, churquis, guaranguay, molles y otros. “Cuando se reforesta con especies nativas se ahorra en agua. Además que estos van a interactuar con su entorno porque como son nativas, hay especies que la polinizan, la dispersan o tienen buena relación con la comunidad de otras especies”.

Entre especies nativas e introducidas se tiene alrededor de 160 de arbustos y árboles leñosos en el valle central.

Según Osorio, se puede aprovechar el guaranguay, que es una especie forestal nativa que no se toma en cuenta. El guaranguay tiene una flor amarilla parecida al lapacho .También se puede aprovechar plantar las especies forestales que den sombra como el pino de montaña o los guayabos para las veredas y aceras.

Normalmente se ve que surgen especies como el molle, tacos, churquis, tuscas. Otra planta que se adaptó muy bien son los lapachos. En el valle central se tiene a la tipa.

“Se puede aprovechar tantas especies”, a veces se repiten muchas como el cedro, nogales nativos, también hay ciruelos nativos. Sin embargo, se debe evitar plantar eucaliptos y pinos porque eliminan todo lo que pueda crecer alrededor, absorben mucha agua y no interactúan con otras especies hace que su hábitat sea propio de ellos.

Finalmente, el experto añadió que la flora del valle central tiene influencia del Chaco y el Boliviano Tucumano, ya que pueden encontrarse árboles como los quebrachos. En los bosques que están en las laderas de Sama hay laureles y pino de montaña.

El País

No hay comentarios

En este espacio usted puede incluir su comentario o punto de vista. Guarde el respeto y la tolerancia debida. Los comentarios que tenga insultos, contexto de racismo e improperios serán eliminados.