Header Ads

Niña que jugó “Charlie” en su unidad educativa ahora vive temerosa

Con miedo y pánico se encuentra una niña de once años de edad, quien relató que sus compañeras de curso practicaron el juego satánico llamado “Charlie” en el baño de su unidad educativa, donde invocaron al espíritu de un niño que, presuntamente, se les presentó y les causó susto.

A las 17:30 del miércoles pasado, varias niñas salieron del aula porque estaba ausente el profesor con el que les tocaba pasar clases y, mientras unas decidieron jugar a las “pilladitas”, un grupo optó por jugar “Charlie”, para lo que ingresaron al baño, donde formaron un círculo y, con unas monedas, empezaron la invocación diciendo: “Charlie, si está ahí, manifiéstate”, según escuchó la niña, que dijo haberse escondido previamente para ver qué es lo que hacían sus compañera.
Niña que jugó “Charlie” en su unidad educativa ahora vive temerosa

“Cuando me acercaba, vi que corrían asustadas a mis compañeras, les pregunté ¿qué es lo que pasó? estaban alteradas, por eso fui al baño de nuevo y vi que la puerta se movía varias veces, solita estaba moviéndose, no había nadie que haga lo que vi”, relató.

La niña mencionó que el juego se lo realiza con una moneda que es lanzada al aire, si cae cara, la respuesta es sí, si cae escudo, es no. “Salió cara y ese rato se movió, entonces se hizo el pacto del silencio entre las estudiantes y luego me dijeron que no diga a los profesores”, relató.
A las 14:30 del día siguiente, una de las niñas que participó en el juego le pidió permiso a su profesora para ir al baño junto con otra estudiante, sin embargo, cuando le mostraba el lugar donde realizaron el juego el pidió que se persigne, pero como la acompañante no lo hizo, al momento de lavarse las manos vieron que se abría y cerraba una de las puertas, por lo que ambas se asustaron y salieron inmediatamente del lugar.

Temor

La madre de una de las niñas que participantes refirió que su hija ya no quiere salir sola de noche ni al patio de la casa ni ir sola al baño de su unidad educativa, además, afirma que ha notado algunos cambios en una de las amigas de su hija. “Gritaba, ¡ya basta, déjame, ya basta, aléjate de mí!, se tapaba los oídos, su voz no era como normal, era más aguda y chillona”, relató la madre.

Consecuencias

El sacerdote Wilton F., explicó que la práctica de este tipo de juegos es una tendencia que se da en los jóvenes, quienes “se dejan llevar por el poder oculto con la curiosidad de saber lo futuro”. “Quieren experimentar en estos juegos invocando el mal, y es peligroso, el adolescente entonces se deja llevar, porque el mal existe, los demonios existen, como no va existir su tu lo llamas o invocas, el diablo busca la oportunidad”, señaló-

En religioso dijo que estos juegos dejan consecuencias en los jóvenes que invocan al diablo, pues empiezan a tener reacciones bipolares. “Existe la pérdida de la memoria y convulsiones”, afirmó y luego dijo que se debe verificar si es obra del mal, puesto que el 99% de los casos son trastornos humanos, y que en caso de intervención diabólica se debe hacer un exorcismo.

Asimismo, recomendó a los niños que, en vez de buscar el mal, busquen el bien, “cultivando este sentimiento en el corazón, sin buscar cultura de muerte y violencia, para que así el corazón del hombre sea positivo ante Dios.

Versiones

Algunos padres de otras unidades educativas, al consultarles sobre este tipo de prácticas que hacen los estudiante, culpan a la falta de control por parte de los profesores y regentes, mientras que el director departamental de Educación, Eudal Tejerina, dijo que este juego causa curiosidad en los estudiantes, quienes desconocen los impactos a futuro.

“Tiene que haber una buena relación entre los padres con sus hijos, y algunos chicos siempre tratan de imitar a las películas, si bien existe, estas prácticas no le hacen cualquier persona, Ahora hay apoyo psicológico en las unidades educativas, para tratar este tipo de casos de temor o miedo”, explicó.

La Ouija y el juego de
María la Sangrienta

Dentro de esa misma unidad educativa, las adolescentes realizan juegos más peligrosos como la ouija y María la Sangrienta. “Para las más grandes, de secundaria, es la ouija y María Sangrienta, que es un juego donde pones el nombre del demonio, sin o haces pisar con un auto su nombre y a la vez lo quemas el demonio te sigue”, comentó la madre.


El País

No hay comentarios

En este espacio usted puede incluir su comentario o punto de vista. Guarde el respeto y la tolerancia debida. Los comentarios que tenga insultos, contexto de racismo e improperios serán eliminados.