Header Ads

Ruta Iscayachi – Final Copacabana sube de precio en más de Bs 1 millón por km

El asfaltado del tramo caminero Iscayachi – Final Copacabana, una de las obras “estrella” de la gestión de Lino Condori y que ya lo llevó a los estrados judiciales por presuntas irregularidades en el proceso de contratación; pende ahora de un hilo.     


La Gobernación publicó ayer una resolución en la que se delega al director del Servicio Departamental de Caminos (Sedeca), Ramiro Saniz, la atribución para resolver el contrato con la empresa a cargo del proyecto, la asociación accidental Vial Copacabana.
Ruta Iscayachi – Final Copacabana sube de precio en más de Bs 1 millón por km

Sumado a esto, se conoció que el costo de la obra subió por kilómetro asfaltado, de 4 millones 777 mil 100 bolivianos a 6 millones 158 mil 730 bolivianos, toda vez que se habría realizado una modificación al contrato inicial y en este documento, se acortó la longitud del tramo. El asfaltado de la ruta estaba pensado en un inicio para poco más de 40 kilómetros, pero ahora y debido a “imprevistos” en la obra, sólo serán poco más de 31 kilómetros. El costo total del asfaltado de la ruta, según información otorgada en el Sedeca, es de 190 millones de bolivianos.

La información fue proporcionada en la unidad de supervisión y fiscalización del Sedeca, donde se manifestó que la decisión de reducir la longitud del tramo se debe a que se encontró la presencia de una roca, “lutita” que aparentemente tendría ciertas propiedades físico-mecánicas que cambian con la acción del agua, el viento y la intemperie.

Según la unidad fiscalizadora, el proyecto que tiene un estudio de diseño final no previó esta situación, así como tampoco ninguna de las etapas de estudio o revisión.

“Una vez que la empresa comenzó a realizar movimientos de tierra en ese sector se pudo advertir la presencia de este material, que cuando está con la presencia de agua, de ser tan duro mecánicamente pierde sus propiedades y se pulveriza”, fue la explicación respecto a la decisión asumida.

Consultados sobre si con esta reducción de la longitud del tramo los costos de la obra bajarían, se informó que no pasará ello, debido a que aparentemente no habrían sido considerados otros trabajos adicionales que se vieron obligados a realizar para lograr asfaltar adecuadamente el tramo.

“El costo no ha sido reducido por el tema de que se incrementaron volúmenes de obra, porque se levantaron terraplenes que no estaban contemplados en diseño, pero que por necesidad de la tipografía y para evitar que la plataforma llegue a deteriorarse se tuvo que incrementar volúmenes de terraplén y al incrementar esto, se incrementó las distancias de acarreo de material y eso hizo que se eleve el costo”, argumentaron.

Los otros 9 kilómetros que quedan fuera del proyecto ahora deberán ser trabajados en una segunda fase del proyecto, con un nuevo estudio y un nuevo presupuesto, según se informó.
¿Resolución de contrato?

Ayer la Gobernación de Tarija publicó la resolución administrativa 263/2014 en la que su primer artículo cita: “Delegar al Director del Servicio Departamental de Caminos, Ing. Julio Ramiro Saniz Balderrama la atribución de resolver los contratos correspondientes al proyecto de construcción del asfaltado Iscayachi – Final Copacabana, en consecuencia se halla revestido de la facultad de ejercitar todos los actos relativos al procedimiento de resolución contractual previsto en el contrato administrativo de la obra”.

Sin embargo y por más que parezca extraño, esta situación  no era conocida hasta las cinco de la tarde de ayer en oficinas del Sedeca. Lo que sí era conocido en esta instancia es el informe que aparentemente habría motivado la decisión de las autoridades de la Gobernación.

Según explicaron en la unidad de supervisión y fiscalización del Sedeca, el informe elaborado y que fue remitido a la Gobernación observaba la existencia de desperfectos en la maquinaria, como ser: la terminadora y la planta asfáltica, lo que ocasionó un desfase en la obra. Según indicaron, si esto no era solucionado, era motivo para resolver el contrato.

Empero, añadieron que el fin de semana pasado los desperfectos y problemas que estaban siendo observados fueron resueltos y que a partir de hoy la maquinaria ya estaría a punto para trabajar “normalmente”.

“Todavía no se ha tomado ninguna determinación, es una posibilidad que se la vio en su momento por el tema de desfase que existía en la obra. Pero tengo entendido que se ha realizado reuniones donde se ha determinado que la empresa continúe ajustando su cronograma a fin de que se garantice la ejecución de las obras en el plazo establecido”, dijo uno de los funcionarios de la entidad caminera departamental.

Estado actual de la obra

La obra fue adjudicada el 2011 y el plazo que se tenía inicialmente era de 720 días, mismo que concluía en noviembre del año pasado, sin embargo éste fue modificado por diferentes situaciones como ser: las bajas temperaturas, las lluvias y otros. El plazo definitivo y final para la conclusión del asfaltado es ahora el próximo 23 de octubre.

Consultados sobre cuál es el estado actual del tramo, explicaron que al momento existen alrededor de 15 kilómetros ya asfaltados y que los restantes 16 kilómetros están casi listos para ser asfaltados. Además, aseguraron que se están ejecutando también obras de arte como alcantarillas, cunetas y muros, entre otras.

“La actividad fuerte que le resta a la constructora es la conformación de la carpeta asfáltica. Depende de ellos como  manejen sus tiempos y ajusten sus cronogramas para que puedan cumplir, pero ya se habló con ellos y tienen la certeza de concluir la obra en el tiempo previsto”, indicaron.

¿Otra obra en riesgo?

Otro de los hechos que no pueden pasar desapercibidos es el referido a que tres de las cuatro empresas que se adjudicaron el asfaltado de la ruta Iscayachi – Final Copacapana son las mismas que se adjudicaron también el asfaltado del tramo siguiente, es decir, Final Copacabana – Yunchará. Por lo que queda surge la duda ¿podría quedarse también este tramo continuo sin constructora?
Según indicaron en la unidad de supervisión y fiscalización del Sedeca, las posibilidades de que se puedan presentarse los mismos problemas en la ruta Final Copacabana – Yunchará son casi nulos.
Se informó que la empresa que se adjudicó la obra ya hizo movilización de equipos, la instalación de faenas y actividades previas a la construcción. Indicaron además que la contratista incluso ya realizó el movimiento de tierras en un frente cercano a Yunchará y que además, se espera que la obra se cumpla dentro de los plazos establecidos; un año y medio.

Sin embargo, esta obra lleva ya más de un año retrasada debido a que la misma no tenía aún contratada a una empresa supervisora, hecho que también derivó en otra denuncia contra el gobernador interino, puesto que se entregó un anticipo “millonario” a la constructora cuando no había quien supervise.


Sobre Iscayachi – Final Copacabana

La obra que inició obras a finales del 2011 y en este acto las autoridades y dirigentes campeinos resaltaron la importancia de esta vía para el departamento, pues se la propuso como parte del Corredor Bioceánico Central que además, integraría a la ciudad de Tarija con la ciudad fronteriza de Villazón.

Esta obra tenía inicialmente una longitud de 40,67 kilómetros de asfaltado. Se la adjudicó a la Asociación Accidental Vial Copacabana y la supervisión  de la obra a la Asociación Accidental ATJ, misma que ya no se encuentra presente debido a que se rescindió el contrato con la misma.
El máximo representante de la Federación Única Sindical  de Comunidades Campesinas del departamento (Fsucct) en aquel entonces, Elvio Díaz, mostró su satisfacción por el inicio del asfaltado de la obra.

El área de influencia directa del proyecto comprende: Iscayachi y las comunidades de Pucsara, Pozuelos, Capilla, Pueblo Viejo, Aguada Viscarra, Pasajes, Campanario y Chorcoya Méndez.

El País

No hay comentarios

En este espacio usted puede incluir su comentario o punto de vista. Guarde el respeto y la tolerancia debida. Los comentarios que tenga insultos, contexto de racismo e improperios serán eliminados.