Header Ads

Desde Salta: Cerca y accesible, Tarija churita

A la ciudad de Tarija la une la historia y la tradición con las provincias del norte argentino y aún así es casi una desconocida. Los cambios que tuvo Bolivia en estos últimos años la impulsaron a recuperar espacios y actualmente ofrece una infraestructura.

Desde Salta: Cerca y accesible, Tarija churita
Parte de Salta durante toda la colonia española, Tarija es una referencia cuando se habla de las ciudades más bonitas de la región. Desde 1826 se sumó a la república de Bolivia, aunque los tarijeños siguen sosteniendo mitos, festividades y costumbres que los unen con los pueblos del norte argentino. Una palabra que compartimos en ese bosque de sentimientos que es el idioma, es "churo", término que define lo mismo. Los músicos populares también cantan coplas y bagualas acompañándose con la caja, suenan violines y los gauchos locales usan el poncho rojo y al cabalgar el guardamonte. Y es el hecho de descubrir esas similitudes lo que nos brinda el placer de hacer turismo allí.

Desde Salta capital podemos llegar por rutas, en un viaje que -yendo tranquilo- se puede extender en torno a las 9 horas. Algunos viajeros aseguran que el costo de ese viaje apenas supera los mil pesos.
Los caminos en la parte argentina son malos en pocos tramos, pero no es un viaje con muchos sobresaltos. Bolivia ha mejorado sus rutas gracias a políticas de inversión locales. Este dato nos permitirá comprender el "despegue" de la zona fronteriza con nuestro país y tratar de disfrutar de sus mejoras como turista.

A Tarija podemos llegar por el puesto de Salvador Mazza, tomando la ruta 11, se tarda 8 horas para llegar. Pero si vamos por Aguas Blancas, en Orán, cruzamos hacia Bermejo y tomamos la carretera directa a Tarija. Este camino ofrece la singular oportunidad de recorrer la flamante carretera de montaña y ver la vasta región de viñedos, en una de las cotas productoras más altas del mundo, y descender por un camino sinuoso, con terribles cortes en el cuerpo de la montaña, túneles, viaductos y puentes en arco. Como es una zona salvaje, podemos disfrutar de la visión de animales silvestres en la ruta, una aventura sin igual para quienes que viajan en su propio vehículo.

En caso contrario, el turista deberá tomar un taxi en la plaza central de la localidad de Bermejo y pactar el viaje hasta la ciudad de Tarija. Según afirman los viajeros que tienen experiencia en este tipo de viajes, se trata del más seguro de los tres cruces que compartimos con Bolivia.

Pero el viaje puede hacerse también por avión, con precios que se acercan a los $ 2.000 desde el aeropuerto de Salta. La llegada de líneas aéreas locales, han convertido a Tarija en un nodo de viajes a distintas ciudades de América, y no son pocos los salteños que llegan hasta allí para luego viajar a otros rumbos como, por ejemplo, Cuzco, en Perú.

Hermanita perdida

Tarija, oficialmente fundada con el nombre de Villa de San Bernardo de la Frontera de Tarixa, se encuentra a orillas del río Guadalquivir, o Nuevo Guadalquivir, en el centro de un ameno valle y a 1.854 msnm. La ciudad tiene una arquitectura colonial muy parecida a Salta, solo que posee algunos edificios más ostentosos y que pertenecen a una época en la que muchas de las familias tradicionales locales recibían las riquezas de la explotación del cerro Potosí.

Una vez en la ciudad podemos recorrer la zona andina, los valles centrales, la llanura chaqueña o las yungas, cada una con una oferta propia. Se puede hacer trekking, bicicleta de montaña, descensos por caminos precolombinos con ecoturismo, en lugares como el Valle de los Cóndores o paseos a caballo y camping en la zona de O'Connor, en la selva. La zona andina llega a los 4.600 msnm., con montañas, serranías y planicies. Ahí está la Reserva Biológica de Sama, de humedales, lagunas y una rica fauna. Los valles tienen un clima subtropical muy benigno. Tal vez por eso la hospitalidad y amabilidad de su gente, que festeja innumerables fiestas patronales y ferias. (El carnaval aquí es incríble). La selva es similar a la yungas argentinas, pero intactas. Recomendamos la Reserva Nacional Tariquia. ¡Y a disfrutar!

El Tribuno

No hay comentarios

En este espacio usted puede incluir su comentario o punto de vista. Guarde el respeto y la tolerancia debida. Los comentarios que tenga insultos, contexto de racismo e improperios serán eliminados.