Header Ads

En Tojo se reunió la máxima expresión de los chunchos

La comunidad de Tojo, ubicada en el límite con el departamento de Potosí, fue el escenario durante tres días del primer Encuentro Internacional de Promesantes Chunchos, aprovechando la ocasión de la celebración de la Fiesta de la Virgen de la Purísima Concepción.

En Tojo se reunió la máxima expresión de los chunchos
Delegaciones de Tarija, Reinecillas y Cuzco se hicieron presentes en la localidad para compartir experiencias, tradiciones y proyectos con los comunarios.
El encuentro fue además una oportunidad para revalorizar la región como sede del Marquesado de Tojo y de otras figuras históricas.

La recepción tojeña

Tras un viaje de aproximadamente tres horas hasta la comunidad de Tojo, la delegación de la ciudad de Tarija, compuesta por chunchos antiguos y jóvenes, además de músicos, estudiantes de la carrera de idiomas y turismo, fue la primera en llegar al encuentro.

Los comunarios, pese a estar ocupados con los preparativos con su fiesta patronal, se dieron cita en la placita de la Iglesia de Tojo para dar la bienvenida a la delegación chapaca al son de la música tradicional que bailan para la Purísima sus promesantes “morenos”.

“Estamos muy agradecidos por su presencia aquí y queremos que se sientan como en su casa, ya que consideramos este encuentro, junto con el que ya vivimos en agosto por los doscientos años del Marquesado, la actividad más importante para nuestra comunidad”, expresó la profesora Victoria Soruco, una de las encargadas de los morenos de Tojo, durante la inauguración del evento.

En la inauguración del evento, realizada en el salón del internado de Tojo, Daniel Vacaflores, impulsor de la actividad y coorganizador junto a la comunidad, dio la bienvenida a los asistentes y explicó brevemente la agenda que se seguiría durante las tres jornadas del encuentro. “Los que vinieron aquí hoy es porque en realidad tienen interés por entender más de estas tradiciones y de esta fiesta de la Purísima”, dijo el antropólogo.

Recuperando tradición

Durante la segunda jornada del encuentro la convivencia fue aún mayor entre comunarios y visitantes. Por la mañana los morenos expusieron su vestimenta, su tradición y relataron cómo se vivía antes la Fiesta de la Purísima, hasta que una serie acontecimientos fue precipitando la merma de esa actividad religiosa.

Explicaron que uno de los factores fue la llegada de un sacerdote alemán que consideró paganismo la danza de los morenos y la prohibió radicalmente hasta su partida a principios de este nuevo siglo.
Además, la comunidad empezó a sufrir graves sequías, que en algunos casos duraban años, obligando a la gente joven a buscarse la vida en otros lugares, migrando a veces a las ciudades del departamento y en casos más extremos a la Argentina o Chile.

Al momento, la festividad lleva realizándose recién por segundo año consecutivo, a pura insistencia de los morenos más antiguos en ejercicio, de las profesoras que enseñan pasos y coreografías a los niños, rescatando memorias de su infancia o del testimonio de los abuelos, y de don Mario Alemán, comunario preocupado por el rescate de las tradiciones tojeñas y que pese a una enfermedad invalidante continúa apoyando el quehacer cultural.

Los samilantes y su danza

Ya en la tarde del segundo día se hicieron presentes los promesantes “samilantes” de la comunidad de Reinecillas del departamento de Potosí.

“La leyenda dice que un grupo de personas estaban trasportando la imagen desde Perú hasta Tarija, pero que cuando pasaban por Reinecillas el santo se les desaparecía y lo encontraban siempre sobre una piedra bajo un molle, así que ahí se construyó una capilla y desde entonces lo veneramos”, relató don Benito Rodríguez, samilante antiguo.

Esta danza está en peligro de desaparecer, ya que las autoridades de Reinecillas le prestan poca o ninguna atención y la presencia de iglesias protestantes en la región ha hecho que la devoción al patrono San Roque se vea seriamente disminuida. Al momento, Rodríguez, su sobrino y unos pocos más intentan inculcar las viejas tradiciones entre los niños, aunque no perciben mucho entusiasmo.

El consejo de
los chunchos

La representación de los chunchos de Tarija también tuvo su momento para hablarle a morenos y samilantes de sus tradiciones, exponer sus costumbres y contar un poco de sus historia, refiriendo el momentáneo decline ocurrido en pasados años y cómo se sobrepusieron a él formando una asociación de promesantes.

Luego, después de compartir esos detalles, no dudaron en ofrecer consejos a los tojeños y ofrecer su apoyo a reinecillanos. “Lo que hace falta es recuperar la promesa, porque eso es lo que hace que se baile en realidad, pero no tiene que ser una promesa pidiendo riquezas u otros beneficios sino una promesa por salud. Díganles a sus niños que hagan la prueba, que pidan aunque sea algo pequeño y que luego bailen con fe y luego verán como la danza resurge”, recomendó don Félix Rivera, dirigente de la Asociación de Promesantes Chunchos de la Fiesta Grande de Tarija-Patrono San Roque.

La jornada concluyó, emotivamente, al anochecer con una despedida a la delegación de chunchos, músicos y estudiantes universitarios que debió retornar ese día a Tarija por motivos de fuerza mayor.

El chuncho peruano
y la despedida

El último día se vivió la propia fiesta de la purísima, hizo su aparición en el lugar una delegación de la Asociación Cultural de Intérpretes de Instrumentos Típicos de Tarija (ACIITAR) y José Antonio Daza, representante de la danza Ccapac Chuncho de la Ciudad de Cuzco.

Particularmente este último recibió mucha atención de los tojeños, quienes se reunieron para oírle exponer su danza, tan parecida a la de los chunchos en algunos aspectos, y tan diferente en otros.
Luego, después de una celebración de la palabra oficiada por la catequista de la comunidad, ya que el sacerdote no pudo asistir, se realizó la esperada procesión final  de los morenos, acompañados por cañas como en la fiesta Grande de Tarija, y entonando sus propios cantos para despedirse de la Purísima.

El encuentro y la festividad terminaron en casa de los alféreces, bailando ritmos chapacos interpretados por los músicos de ACIITAR, huaynos y también un poco de música peruana. Al anochecer los tojeños se despidieron de los visitantes, agradecidos por el compartir las experiencias y expresando sus deseos de volver a verse.

ALGUNOS MOMENTOS DEL ENCUENTRO CULTURAL EN TOJO

El agua de Tojo

La comunidad de Tojo sufre desde hace tiempo de una grave sequía que afecta a sus cultivos, por lo que actualmente cuentan con este pozo como fuente de líquido elemento, sin embargo, gestionaron un tanque de agua para evitarles incomodidades a los visitantes durante los tres días del encuentro.

Una danza en extinción

La danza de los samilantes es la menos parecida en cuanto aspecto a la de los demás chunchos pues su indumentaria consiste en un tocado sobre el sombrero, una capa y una cola de plumas de ñandú, además de un mazo de plumas con cascabeles. Se baila al son de una “caña” muy parecida a la chapaca.

El folclorista tojeño

Mario Alemán es uno de los morenos más antiguos de la comunidad y ha dedicado su vida a promocionar las tradiciones de su tierra. Actualmente ha perdido una pierna derecha por una enfermedad, pero ello no le impidió ponerse el traje una vez más y salir a compartir con un ccapac chuncho peruano.

El País: http://www.elpaisonline.com/index.php/2013-01-15-14-16-26/cultura/item/238735-en-tojo-se-reunio-la-maxima-expresion-de-los-chunchos

No hay comentarios

En este espacio usted puede incluir su comentario o punto de vista. Guarde el respeto y la tolerancia debida. Los comentarios que tenga insultos, contexto de racismo e improperios serán eliminados.